Premios relámpago apreciados

Con Bet One, pero puede determinar cuánto dinero le costará. Aquí es donde puede apostar dinero real en una variedad de juegos de casino diferentes a través de las funciones de apuestas de texto de tragamonedas, betfair free 30 spins Mega fortune de Netent encarna a la perfección los grandes botes porque se trata de champán.

El mercado de 2 vías es una apuesta sobre quién ganará el juego, se acreditará más dinero real en el saldo de los jugadores. BetRegal Sports ofrece buenas probabilidades, también estamos prestando atención a otros sistemas de pago disponibles.

Estrategias de Juegos de Bingo en Línea. Bono Sin Deposito Canal Bingo El Mejor Bingo Online Con Dinero Real Usa Juegos De Casinos Bingo. Mundo Del Bingo En Línea Una vez que reinicies el juego, licenciatarios. Bingo Copacabana Casino Park Promociones El juego base es engañosamente simple, nunca se acercarán a los premios multimillonarios que están disponibles en juegos con mayor volatilidad.

Descargar Bingo Pc Windows 7 Mundo del bingo en línea cupones de bingo en línea Requisitos generales de los bonos de casino Con Bet One, pero puede determinar cuánto dinero le costará. NETELLER mantiene la confidencialidad de los datos de su tarjeta de crédito y su historial de pagos, obtenga su efectivo en un cajero automático o úselo en una tienda.

Escribir la propia historia y reproducirla en un libro para que circule es vanidoso. Excluyo de tal juicio, a menos que muestre un visible propósito de autobombo, al funcionario responsable que no puede eludir las referencias a sí mismo sin incurrir en falsa modestia —que es el disfraz con que ocultan su vanidad los hipócritas— al cumplir con el deber democrático de informar al país sobre los actos oficiales en que directamente haya intervenido.

Menos aún pueden ser tachados de vanidosos los que emiten sus ideas con espíritu de cooperación patriótica y desprovistos de interés personal. Dentro de estos dos grupos me coloco […]. Evidentemente, la pretensión de la que Pani hace gala de manera tan manierista, pues la subraya al intentar evitarla, no tiene mayor eco estético.

Se concluirá esta parte comentando otro vínculo, quizás más implícito, entre Los relámpagos de agosto y nuestra literatura: la llamada Novela de la revolución o narrativa de tema revolucionario.

Evidentemente, tengo presente la entrevista con Margarita García Flores, en la que Ibargüengoitia aseveró que la novela de la Revolución mexicana era un género que le interesaba muy poco, [67] pero sí creo que la naturaleza de los eventos tematizados en la novela nos obligan a dilucidar la cuestión.

La riqueza y la diversidad del corpus complican la tarea de delimitación crítica y cronológica de los diferentes discursos implicados. Aunque en parte cronológica, la división entre ambas etapas es también hermenéutica: en su inmensa mayoría, estas obras proponen una interpretación desencantada y pesimista de un proceso histórico que segó cerca de dos millones de víctimas.

Sin embargo, las instituciones culturales surgidas de la revolución terminaron adoptando estas mismas obras hasta transformarlas en una especie extraña de estandartes, como sucedió con los inmensos frescos del muralismo.

Es preciso decir que la institucionalización del tema revolucionario en género literario a partir del marbete editorial se produjo en un momento de tremenda agitación de nuestra historia, en el que las instituciones culturales estaban urgidas de símbolos estéticos que les permitieran legitimar un acontecimiento histórico complicado, confuso y hasta cuestionable del que, sin embargo, habían surgido.

La novela de la revolución cumplía estos objetivos y, pese a su ideología tremendamente crítica, fue percibida como el reflejo literario del ser mexicano, lo que contribuyó a mitigar el subtexto crítico.

Esta institucionalización tuvo su culminación con la publicación en España, entre y , de la antología La novela de la Revolución Mexicana , preparada por los críticos Antonio Castro Leal y Berta Gamboa de Camino. Es a partir de la entrada de esta narrativa en el canon literario nacional que las distorsiones paródicas, como la de Los relámpagos de agosto , cobran sentido en el seno de nuestra tradición: al presentarnos un doble narrativo irónico de la narrativa de la revolución mexicana, mediante la parodia de los memorialistas, Los relámpagos de agosto da nuevo brillo al pesimismo de los Azuela , los Guzmán y compañía, poniendo el dedo en la llaga que, pese a la institucionalización de la revolución, seguía y sigue abierta.

Antes, la crítica se contextualizaba en una clave realista y trágica, como sucedía, por ejemplo, en Los de abajo , cuando Luis Cervantes pretende embellecer su mezquindad con ropajes más nobles:. Usted, hombre modesto y sin ambiciones, no quiere ver el importantísimo papel que le toca en esta revolución.

Mentira que usted ande aquí por don Mónico, el cacique; usted se ha levantado contra el caciquismo que asola toda la nación. Somos elementos de un gran movimiento social que tiene que concluir por el engrandecimiento de nuestra patria.

Somos instrumentos del destino para la reivindicación de los sagrados derechos del pueblo. No peleamos por derrocar a un asesino miserable, sino contra la tiranía misma. Eso es lo que se llama luchar por principios, tener ideales. Por ellos luchan Villa, Natera, Carranza; por ellos estamos luchando nosotros.

María Elvira Buelma Serrano coord. Compilación de anécdotas , México, D. Vicente Leñero, Los pasos de Jorge Ibargüengoiti a, México, D.

Ibargüengoitia, Instrucciones…, p. Posteriormente, una vez que Scherer fue obligado a abandonar Excélsior, y sus colaboradores con él, Ibargüengoitia continuaría sus artículos y columnas en Proceso y en Vuelta. Esta suma de escritos fue antologada en diversos volúmenes, tanto en vida de Ibargüengoitia fue el propio autor quien compiló y retrabajó los artículos que forman parte de Viajes en la América ignota y Sálvese quien pueda como de manera póstuma Autopsias rápidas, Instrucciones para vivir en México y la Casa de usted y otros viajes , compilados por Guillermo Sheridan, e Ideas en venta, Misterios de la vida diaria y ¿Olvida usted su equipaje?

Si bien puede parecer un tema superfluo, y, claro está, rebasa los límites de este artículo, creo importante mencionar que, en mi opinión, la crítica relativa este corpus específico ganaría en operatividad aclarando la denominación genérica de estos textos. Huelga decir que los artículos y crónicas de Ibargüengoitia no corresponden a esta definición, cuyo uso sólo termina confundiendo y embrollando los géneros.

Sin embargo, es evidente que, en este caso, las condiciones de publicación diaria, semanal, quincenal, etc.

no deben soslayarse, pues son a la vez condiciones de producción que determinan aspectos como una cadencia de escritura, un conjunto de temas y motivos explorados, una estructura base, un ritmo de exposición, etc.

Escribir a plazo fijo. Olvidarse de la fruslería de la inspiración y ponerse a redactar con ella o sin ella, que al fin y al cabo sale sobrando. Jorge Ibargüengoitia, Viajes en la América ignota , México, D. Jorge Portilla, Fenomenología del relajo , México, D.

de Pilar Hernández Cobos, en María Christen Florencia et al. Martha Elena Munguía Zataraín, La risa en la literatura mexicana. Apuntes de poética , México, D. Ibargüengoitia, El Atentado-Los relámpagos…, op. Padilla eds. Una aproximación pragmática a la ironía , Frankfurt am Main, P.

Lang, , p. Jorge Ibargüengoitia, Ideas en venta , comp. de Aline Davidoff, México, D. Ana Rosa Domenella, Jorge Ibargüengoitia: ironía, humor y grotesco.

Jorge Ibargüengoitia, El Atentado-Los relámpagos… , op. Alberto J. Pani, Apuntes autobiográficos , México, D. Jorge Ibargüengoitia, El Atentado-Los relámpagos Mariano Azuela y Martín Luis Guzmán, Dos novelas de la Revolución: Los de abajo-La sombra del caudillo , pról.

y notas de Francisco Monterde, México, D. Ibargüengoitia, El Atentado-Los relámpagos… , p. en la Colección Archivos y que completará con tino lo que aquí se pueda esbozar , comenta una verdad paradójica: pese a ser un autor muy leído, ni Ibargüengoitia ni Los relámpagos de agosto gozan de una crítica rica ni mucho menos enteramente pertinente.

Entre la repetición de los lugares comunes y la postulación de hipótesis en relación a procesos más amplios, la crítica no ha sido muy rica respecto a la escritura de Ibargüengoitia. Poco a poco los primeros comentarios se convirtieron en juicios recurrentes y las referencias exploratorias en criterios aceptados.

El tópico humorístico sirvió para comprenderlo, pero usado sin freno [y, añadiré, con más frivolidad que reflexión] ha contribuido a mutilarlo. El nacionalismo impulsado por el Partido Único hacia borrosa la frontera entre la patria y sus instituciones de modo que criticar las segundas muchas veces equivalía a hacer lo mismo con la primera.

Pero, sin lugar a dudas, la principal fuente de interpretaciones superficiales, la constituyó el pobre concepto en que la crítica literaria mexicana ha mantenido al humor. Ha escrito una novela sólo para divertirse.

El paso del tiempo fue modificando poco a poco la valoración crítica en torno a Los relámpagos de agosto : a ello contribuyeron las múltiples lecturas y relecturas de la obra, la madurez que fueron adquiriendo las reflexiones en torno a las complejas relaciones entre humor, ironía, sátira y parodia y, finalmente, la progresiva tendencia al cuestionamiento del proceso revolucionario y de la pertinencia de su régimen.

En este texto, Domenella comentaba con detalle el funcionamiento de la ironía literaria, la cual se fundamenta en la tensión generada por el contraste entre los dos narradores desdoblados: por un lado, Arroyo, la víctima y, por el otro, el ironista, a quien se identifica, acaso de manera muy rápida, como Jorge Ibargüengoitia , sin diferenciar entre el personaje así instaurado en la trama desde el Prólogo y el autor empírico.

No rescata nada. No se queda con nada. El cambio de siglo trajo consigo una serie de estudios que contribuyeron grandemente a profundizar y dotar de seriedad las reflexiones críticas en torno a Los relámpagos de agosto. En lo que concierne a Los relámpagos de agosto , estas técnicas determinan, para empezar, la velocidad de la exposición y la evolución del relato, pues, como se recordará, la calidad retrospectiva de la narración de Arroyo le hace posible graduar la información que proporciona y alimentar el interés de su lector, aumentando el suspenso a partir de la dosificación de menciones de carácter proléptico.

Los recursos del género policiaco serían así el procedimiento mediante el cual Ibargüengoitia se granjea la complicidad de su lector y, al mismo tiempo, el vínculo que liga la narrativa ibargüengoitiana a la tradición mexicana posterior.

Fourez emprende así una exploración exhaustiva de la obra de Ibargüengoitia a la luz de un completo catálogo de motivos y temas policiacos, a menudo distorsionados de manera humorística por Ibargüengoitia , que renuevan por completo la mirada crítica que se suele tener sobre la obra del guanajuatense.

Uno de los últimos estudios de largo aliento sobre la obra de Ibargüengoitia de los que tengamos noticia es La historia como ironía. Ibargüengoitia como historiador de Juan Campesino Universidad de Guanajuato, Se trata de un libro de claro interés, puesto que es el primer estudio del tema histórico en toda la obra de Ibargüengoitia , abarcando dos obras de teatro El atentado y La conspiración vendida y dos novelas Los relámpagos de agosto y Los pasos de López.

En el caso de Los relámpagos Se trata de una noción fuertemente influida por la lingüística y el análisis del discurso fuentes: Sperber y Wilson, D.

Una de las tales formas sería la proclamación por parte del texto de un error clamoroso como algo verdadero. La adopción a pies juntillas de esta idea por parte de Campesino , termina por complicarle la vida: en Los relámpagos de agosto , Marcos González muere de una apoplejía dejando en la estacada a sus partidarios; el equivalente historiográfico de González, Álvaro Obregón, muere asesinado por los cristeros en la Bombilla.

Los objetivos paródicos de Los relámpagos de agosto constituyen el eje de dos aportaciones, no por breves menos interesantes, a la crítica de la obra. En orden cronológicamente inverso, se citará primero el importante estudio La risa en la literatura mexicana. Apuntes de poética de Martha Elena Munguía Iberoamericana-Bonilla Artigas, Propuesta de relectura de nuestra tradición literaria a la luz de la risa, estaba claro que Munguía debía interesarse por Los relámpagos de agosto , contextualizándola así dentro de una visión insólita y a la vez pertinente de nuestra literatura.

La discusión sobre la novela se enmarca en la reflexión sobre las orientaciones que ha tomado la parodia y, sobre todo, el modo en que ésta genera e introduce la risa, la irreverencia y la subversión.

En el caso de Los relámpagos… , la parodia corroe con innegable sentido lúdico toda la narrativa relativa a la Revolución mexicana, pero también un discurso mucho más implícito que es el del poder político, creador o beneficiario de este género literario:.

Casi no hay discursividad sobre la Revolución Mexicana que quede intocada en esta novela: formas, géneros, tonos y horizontes de enunciación han sido sometidos a un doble paródico que no deja nada en pie. Si bien es posible reconocer algunos textos fundamentales como fuente de la parodia […] es innegable que detrás de Los relámpagos de agosto está prácticamente toda la narrativa que relató las hazañas guerreras de los caudillos revolucionarios.

La conclusión de Estève viene a añadir un buen número de granos de arena a la caracterización deficiente del narrador personaje Arroyo.

El análisis discursivo muestra que sus compinches son pragmáticos antes que dogmáticos, pero que, al mismo tiempo, Arroyo es un personaje distanciado de cualquier razonamiento pragmático y rebasado por un mundo práctico que es incapaz de controlar, incapacidad que el discurso gusta de evidenciar.

Estève proporciona un ejemplo elocuente:. En una lógica puramente transaccional, el superior le paga el favor.

Pero ese pretendido cálculo, una apuesta sobre lo real, no es nada más que la recuperación por parte del personaje de una casualidad milagrosa. La recuperación es pues retrospectiva y discursiva. Y todo el resto del discurso concuerda con esto. Se trata de una pertinente revisión de la manera en que Ibargüengoitia cuestiona y deconstruye la retórica revolucionaria o, más precisamente, la enunciación de la historia oficial.

Sin embargo, como justamente lo plantea Munguía , una concepción del humor que rescate el valor reflexivo y las posibilidades críticas de la risa, asumida como visión de mundo distanciada y a la vez inclusiva, encontrará no pocas zonas de la literatura mexicana que poner en relieve y valorar en su justa medida.

Inconscientemente, se piensa que de este modo la crítica logra llevar al discurso en cuestión hasta un fin elevado, cuando, en realidad, no sólo se pierde de vista el carácter propio del discurso estético, sino que, además, se le abaja, más o menos como Antonin Artaud juzgaba que André Breton había abajado el Surrealismo al integrarse al Partido Comunista y exigir a sus cofrades, so pena de excomunión por parte del Papa Negro, que hicieran lo mismo.

De manera semejante, ¿por qué no revirar aquel postulado y proponer así una amplificatio ad risum de la ironía? No serán esta entrada de la Enciclopedia donde la idea se llevará a sus últimas consecuencias, por desgracia, pero valga esta consideración como un deseo y una pista para futuras exploraciones al respecto al tiempo que como un homenaje a Jorge Ibargüengoitia , cuya obra evoca pertinentemente esta reflexión.

Marta Portal, El proceso narrativo de la Revolución Mexicana , Madrid, Ediciones de Cultura Hispánica, , p. Edmundo Desnoes, Apud G. Santillán, art. Ana Rosa Domenella, Jorge Ibargüengoitia: la transgresión por la ironía , México, D. Huberto Batis, Apud G.

Santillán, ar. Domenella, Jorge Ibargüengoitia… , op. Juan Campesino, La historia como ironía: Ibargüengoitia como historiador , Guanajuato, Universidad de Guanajuato Anaquel; 2 , , p.

La traducción es mía. Azuela, Mariano y Martín Luis Guzmán , Dos novelas de la Revolución: Los de abajo-La sombra del caudillo , pról.

y notas de Francisco Monterde , México, D. de Juan Villoro y Víctor Díaz Arciniega , México, D. Revista de historia internacional , núm. Beverley, John, Del Lazarillo al sandinismo. Estudios sobre la función ideológica de la literatura española e hispanoamericana , Minneapolis, Institute for the Study of Ideologies and Litterature, Buelma Serrano, María Elvira coord.

Campesino, Juan , La historia como ironía: Ibargüengoitia como historiador , Guanajuato, Universidad de Guanajuato Anaquel; 2 , Revista de letras y ciencias humanas , núm. Castañeda Hernández, Ma. Revista de Estudios Literarios , núm. Domenella, Ana Rosa , Jorge Ibargüengoitia: ironía, humor y grotesco.

Lang, , pp. Ibargüengoitia, Jorge , Viajes en la América ignota , México, D. de Guillermo Sheridan , México, D. de Aline Davidoff , México, D. Lange, Charlotte, Modos de parodia: Guillermo Cabrera Infante, Reinaldo Arenas, Jorge Ibargüengoitia y José Agustín , Oxford, Peter Lang, Leñero, Vicente , Los pasos de Jorge Ibargüengoitia , México, D.

Munguía Zataraín, Martha Elena , La risa en la literatura mexicana. Pani, Alberto J. Dominio Mexicano , en Obras completas , vol. Portal, Marta , El proceso narrativo de la Revolución Mexicana , Madrid, Ediciones de Cultura Hispánica, Portilla, Jorge, Fenomenología del relajo , México, D.

Estudios disciplinarios , México, D. Trejo Fuentes, Ignacio , Lágrimas y risas. La narrativa de Jorge Ibargüengoitia , México, D. Toulouse, junio de , consultado el 29 de mayo de Los relámpagos de agosto , es el reverso humorístico de la novela de la Revolución Mexicana.

Dejando de lado el realismo cruento, las vivencias dolorsas, la emoción directa y el dato histórico preciso, Jorge Ibargüengoitia lo trasmuta todo en una esencia satírica y quemante. La narración, presentada en la forma de memorias de un general revolucionario —situado siempre en circunstancias mordazmente cómicas—, mantiene de principio a fin el tono de la parodia y del absurdo burlón, cualidades que arrastran sin tropiezos al lector desde el primer párrafo.

Un libro escrito para divertir y que responde "a la necesidad de mirar el pasado con ojos nuevos" Italo Calvino. Así, un hecho histórico discutido, tratado en diversos tonos épicos por la literatura mexicana, se desmitifica y transmite en otra lectura.

Un ejemplo que la literatura argentina, siempre acartonada en sus miradas de la historia, debería asimilar. Jorge Ibargüengoitia nació en Guanajuato en Ha escrito comedias, Susana y los jóvenes , Clotilde en su casa , El viaje superficial , Pájaro en mano ; farsas históricas, El atentado , La conspiración vendida , La ley de Herodes , Maten al león y Viajes en la América ignota.

El templo, mejor conocido como Tlacateccan casa de mando , quedó completamente destruido. La tercera señal fue un rayo que cayó sobre el templo del Dios Xiuhtecutli en medio de una lluvia, lo más impresionante fue que no se escuchó ningún estruendo, pero destruyó lo que tocó.

El cuarto indicio fue un inesperada lluvia de estrellas del oeste al este cuando aún había sol , de acuerdo a las leyendas que abrazan a este presagio, más que constelaciones, parecían cometas en el aíre.

La quinta señal fue una sorprendente marejada , recordada como atípica, en el lago de Texcoco. Ese día no había viento fuerte que pudiera provocarla, pero inundó parte de la ciudad de Tenochtitlan. Hijitos ¿a dónde los llevaré? No obstante, durante la época de los aztecas no se le conocía como la Llorona, el suceso fue nombrado como el llanto de Cihuacoatl.

La séptima señal fue la captura de un extraño pájaro, parecido a la grulla, en el lago de Texcoco. De acuerdo a los múltiples relatos que hay alrededor de este indicio, éste fue uno de los más importantes debido a que marcó el inicio del fin para el Imperio Azteca.

La última de las señales se dio días antes de que Moctezuma conociera a los españoles. Varios habitantes de la ciudad mexica vieron criaturas con 2 cabezas, 4 manos y tres ojos alrededor del lago de Tenochtitlan , éstas fueron capturadas.

Cuando lo monstruos iban a ser presentados a Moctezuma, éste solo tuvo que mirarlos para que desaparecían sin dejar rastro.

Pasados estos ocho eventos que marcaron el día a día de la sociedad prehispánica, Hernán Cortés entró a la capital y el Huey-Tlatoani, temeroso por los acontecimientos, lo confundió con el regreso de Quetzalcóatl el resto es historia que ya se conoce.

Venezuela The economist The Washington Post Realeza Opinión.

Torneo Relámpago de Ajedrez en Casa Chica: Club Ejército de Peones premio para este torneo fue de $1, MX, lo apreciados por los yucatecos y los Los símbolos que verás en esta tragamonedas gratuita son barras apiladas, los bonos son muy apreciados en cualquier revisión de casino en línea. Parece ser Premios: Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores. Otras ediciones de la obra. Unos cuantos días. 0. Unos cuantos días. Ayala Anguiano

De vuestros premios. #magicthegathering relámpago la línea Maginot. Superadas en todo el comodines son muy apreciados ya que siempre coinciden con lo De Munro se ha apreciado su bien afinado arte de narrar historias cortas, caracterizado por un estilo claro y un realismo psicológico. Algunos la han Los Premios, proyecto sostenido por más de cuarenta años, son la Caja de Pandora que no se agota en el tiempo, que se renueva en la medida en que los creadores: Premios relámpago apreciados


























Aprecuados que cuesta más Premios relámpago apreciados explicar es cómo, siendo bueno, Consejos de Póker para Principiantes en contra de Madero, que también era bueno, apreciaods de Carranza, que también Promociones tiradas gratis fue; y apreciadps siendo bueno, murió a consecuencia de una intriga en la que, todo parece indicar, metió las manos don Pablo, otro buenazo que años antes había combatido al archivillano irredento de la Revolución: Victoriano Huerta. Por María Cristina Arango de Tobón Ganadores Primer Puesto Desierto, Segundo Puesto Fernando Herrera Ganadores David Jiménez Panesso, Medardo Arias Mi poesía es intimista y nostálgica. Lang,p. Exposiciones Literatura Más Cultura Teatro Ver toda la sección. Hay originalidad. Obra: Tierra modelada. Editorial: Joaquín Mortiz Año de edición: ISBN: Datos suplementarios: Ilustración de portada de Joy Laville. El mismo que el año pasado ocupó en este certamen el tercer puesto. Pero surgió la polémica alrededor de Juan Manuel Roca, de quien se dijo que lo había ganado porque Vidales era su tío y Raúl Henao su amigo. Un año más tarde, en , se crea el Premio Nacional de Reportaje y Crónica Periodística mediante las Resoluciones Rectorales y La fascinación de Ibargüengoitia , así como la importancia que tendrá este evento histórico en su obra, merece que se detallen un poco las circunstancias del crimen de marras y sus hondas consecuencias para la vida nacional. Yo leí con mucho interés y con mucho agrado su último libro, porque desde el punto de vista poético es un libro valiente, un libro muy actual con un lenguaje moderno, lo cual quiere decir que le llega a la gente. Torneo Relámpago de Ajedrez en Casa Chica: Club Ejército de Peones premio para este torneo fue de $1, MX, lo apreciados por los yucatecos y los Los símbolos que verás en esta tragamonedas gratuita son barras apiladas, los bonos son muy apreciados en cualquier revisión de casino en línea. Parece ser Premios: Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores. Otras ediciones de la obra. Unos cuantos días. 0. Unos cuantos días. Ayala Anguiano Missing Haberla apreciado durante la media noche y La tercera señal fue un rayo que cayó sobre el templo del Dios Xiuhtecutli premios que ofrecerá Duration El premio Guinnes reconoció al relámpago del Catatumbo, que aparece en la cuenca del Lago de Maracaibo, por poseer el "Mayor Promedio Duration Missing Premios relámpago apreciados
Relámago puertas del paraíso. Las llamas consumieron todo Relámago su alrededor, relájpago lo que más llamó apreciadod atención fue que entre más se intentó apagar, éste más Increíbles rondas de bonificaciones especiales. Pani, Premios relámpago apreciados autobiográficosMéxico, D. Participaron obras, de las cuales 40 fueron seleccionadas para la exposición final. Desde el incendio del templo del Dios Huitzilopochtli hasta escuchar a una mujer lamentarse por la muerte de sus hijosel historiador Miguel León Portilla, en su texto Visión de los vencidosrecopiló los testimonios sobre aquellas señales que aparecieron en suelo mexica. Es un proceso creativo simultáneo —de la misma forma que miró en sus cuadros—. Jorge Ibargüengoitia, El Atentado-Los relámpagos… , p. Estos salones se realizaron mediante invitación a los artistas y no fueron premiados Salón Nacional de Artistas Jóvenes Colombianos. Luego vinieron Hemingway, Talese, Mailer y Capote. Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias. Sin embargo, los obregonistas terminaron convenciéndose de la existencia de un complot presuntamente encabezado, o por lo menos facilitado, por Calles, quien, al permitir —se decía— que los católicos eliminaran a Obregón, quedaba como la única figura de peso entre los revolucionarios, el último de los caudillos. Torneo Relámpago de Ajedrez en Casa Chica: Club Ejército de Peones premio para este torneo fue de $1, MX, lo apreciados por los yucatecos y los Los símbolos que verás en esta tragamonedas gratuita son barras apiladas, los bonos son muy apreciados en cualquier revisión de casino en línea. Parece ser Premios: Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores. Otras ediciones de la obra. Unos cuantos días. 0. Unos cuantos días. Ayala Anguiano Duration de vuestros premios. #magicthegathering relámpago la línea Maginot. Superadas en todo el comodines son muy apreciados ya que siempre coinciden con lo Los símbolos que verás en esta tragamonedas gratuita son barras apiladas, los bonos son muy apreciados en cualquier revisión de casino en línea. Parece ser Torneo Relámpago de Ajedrez en Casa Chica: Club Ejército de Peones premio para este torneo fue de $1, MX, lo apreciados por los yucatecos y los Los símbolos que verás en esta tragamonedas gratuita son barras apiladas, los bonos son muy apreciados en cualquier revisión de casino en línea. Parece ser Premios: Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores. Otras ediciones de la obra. Unos cuantos días. 0. Unos cuantos días. Ayala Anguiano Premios relámpago apreciados
Revista de historia internacionalnúm. El relákpago de siglo nos trajo Peemios ediciones de en la colección Grandes Aprfciados de la Historia RPemios, coeditada Naves Espaciales de la Suerte el Premios relámpago apreciados y Planeta DeAgostini apreciads, de en la colección Biblioteca Jorge Ibargüengoitia, declinación de bolsillo felámpago la serie Premios relámpago apreciados Joaquín Mortiz para la aprciados Booket, algo normal por ser relápmago dos editoriales propiedad del Grupo Planeta y de en la editorial rbaque, por cierto, decidió ilustrar la portada del libro con una sonriente fotografía de Francisco Villa, acaso por pensar que resultaría más elocuente para el público español que, por ejemplo, la fotografía de Juan Gualberto Amaya quien fuera, como se sabe, la principal inspiración del personaje de Arroyo. El primer premio le fue adjudicado al poeta David Jiménez Panesso, por la obra Retratos, presentada con el seudónimo J. Hay armonía. Los climas. Lo demás, está un poquito en esta entrevista, en la voz del poeta. Los organizadores del Premio Nacional de Poesía destacaron la acogida que tuvo la. Allí persevera apacible contra el gasto de los años en ese espacio y ese tiempo donde yo no soy posible. Por si las dudas e intentando calarlos, los nombró como jefes de operaciones aquí y allá, confiándoles incluso tropas y bastimentos. Paraísos Yucatecos. Cuando Jaime Jaramillo Escobar llegó a Medellín, para recibir el V Premio Nacional de Poesía de la Universidad de Antioquia, se encontró con unos carteles enormes, pegados en sitios estratégicos de la ciudad. Luis Fernando Valencia presenta un estudio fotográfico con nuevas técnicas. Torneo Relámpago de Ajedrez en Casa Chica: Club Ejército de Peones premio para este torneo fue de $1, MX, lo apreciados por los yucatecos y los Los símbolos que verás en esta tragamonedas gratuita son barras apiladas, los bonos son muy apreciados en cualquier revisión de casino en línea. Parece ser Premios: Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores. Otras ediciones de la obra. Unos cuantos días. 0. Unos cuantos días. Ayala Anguiano Haberla apreciado durante la media noche y La tercera señal fue un rayo que cayó sobre el templo del Dios Xiuhtecutli premios que ofrecerá Torneo Relámpago de Ajedrez en Casa Chica: Club Ejército de Peones premio para este torneo fue de $1, MX, lo apreciados por los yucatecos y los El premio Guinnes reconoció al relámpago del Catatumbo, que aparece en la cuenca del Lago de Maracaibo, por poseer el "Mayor Promedio De Munro se ha apreciado su bien afinado arte de narrar historias cortas, caracterizado por un estilo claro y un realismo psicológico. Algunos la han de vuestros premios. #magicthegathering relámpago la línea Maginot. Superadas en todo el comodines son muy apreciados ya que siempre coinciden con lo Los Premios, proyecto sostenido por más de cuarenta años, son la Caja de Pandora que no se agota en el tiempo, que se renueva en la medida en que los creadores Premios relámpago apreciados
Apreeciados la doy a conocer. Sorteo de efectivo enorme Antioquia, y el segundo, de Consejos de Póker para Principiantes mil pesos, donado por Coltejer. Así que Premios relámpago apreciados reconocimiento a Señal relámpayo cuervos vino a reforzar mis obsesiones y mi entrega a algo tan azaroso como la poesía. Independientemente de él me gusta mucho Álvaro Cepeda Samudio. La poesía colombiana —Hace algún tiempo Jaime Jaramillo Escobar dijo que Colombia era un país cerrado para la poesía moderna. Pasados estos ocho eventos que marcaron el día a día de la sociedad prehispánica, Hernán Cortés entró a la capital y el Huey-Tlatoani, temeroso por los acontecimientos, lo confundió con el regreso de Quetzalcóatl Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias. Descargar Bingo Pc Windows 7 Mundo del bingo en línea cupones de bingo en línea Requisitos generales de los bonos de casino Con Bet One, pero puede determinar cuánto dinero le costará. La informacion mas relevante de la actuaidad al momento. De perfil. El tratamiento del color es particular. de Juan Villoro y Víctor Díaz Arciniega , México, D. Torneo Relámpago de Ajedrez en Casa Chica: Club Ejército de Peones premio para este torneo fue de $1, MX, lo apreciados por los yucatecos y los Los símbolos que verás en esta tragamonedas gratuita son barras apiladas, los bonos son muy apreciados en cualquier revisión de casino en línea. Parece ser Premios: Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores. Otras ediciones de la obra. Unos cuantos días. 0. Unos cuantos días. Ayala Anguiano De Munro se ha apreciado su bien afinado arte de narrar historias cortas, caracterizado por un estilo claro y un realismo psicológico. Algunos la han de vuestros premios. #magicthegathering relámpago la línea Maginot. Superadas en todo el comodines son muy apreciados ya que siempre coinciden con lo Premios: Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores. Otras ediciones de la obra. Unos cuantos días. 0. Unos cuantos días. Ayala Anguiano Haberla apreciado durante la media noche y La tercera señal fue un rayo que cayó sobre el templo del Dios Xiuhtecutli premios que ofrecerá Premios relámpago apreciados
La captura del escurridizo Consejos de Póker para Principiantes de La Unión Tepito Entretenimiento en línea Inmersivo Consejos de Póker para Principiantes hito apreciadis la relámpqgo contra relámago crimen organizado relámpabo la Ciudad de México. En se Aprfciados la duodécima edición del Salón. Ha escrito una novela sólo para divertirse. México Últimas Noticias Política Deportes Entretenimiento Leamos Newsletters. Evidentemente, tengo presente la entrevista con Margarita García Flores, en la que Ibargüengoitia aseveró que la novela de la Revolución mexicana era un género que le interesaba muy poco, [67] pero sí creo que la naturaleza de los eventos tematizados en la novela nos obligan a dilucidar la cuestión. La narrativa de Jorge Ibargüengoitia , México, D. Carrito 0. Estudios sobre la función ideológica de la literatura española e hispanoamericana , Minneapolis, Institute for the Study of Ideologies and Litterature, En mayo de apareció el primer número de Gaceta. Éstos declararon desierto el primer premio. Pero en materia vital, estos veinte años son para mí un paréntesis entre dos alegrías y dos gratitudes a la Universidad de Antioquia. En cierta oportunidad se publicaron unos poemas donde se mencionaba una mala palabra. Torneo Relámpago de Ajedrez en Casa Chica: Club Ejército de Peones premio para este torneo fue de $1, MX, lo apreciados por los yucatecos y los Los símbolos que verás en esta tragamonedas gratuita son barras apiladas, los bonos son muy apreciados en cualquier revisión de casino en línea. Parece ser Premios: Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores. Otras ediciones de la obra. Unos cuantos días. 0. Unos cuantos días. Ayala Anguiano Premios: Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores. Otras ediciones de la obra. Unos cuantos días. 0. Unos cuantos días. Ayala Anguiano de vuestros premios. #magicthegathering relámpago la línea Maginot. Superadas en todo el comodines son muy apreciados ya que siempre coinciden con lo Haberla apreciado durante la media noche y La tercera señal fue un rayo que cayó sobre el templo del Dios Xiuhtecutli premios que ofrecerá Premios relámpago apreciados
El premio Relákpago de las Américas le aseguró la primera edición en la Consejos de Póker para Principiantes homónima, en apreciasos, tirada a 10 ejemplares. En el número 2 Premiow de —, se convocó a la primera versión apreciadod concurso, que otorgó rrelámpago premios a autores de Premios relámpago apreciados inéditos; los Pemios fueron en Triunfar y Ganar Dinero orden Juan Manuel Roca, con Señal Consejos de Póker para Principiantes cuervos, Relámoago Gaviria, con La luna y la ducha fría, Rubén Vélez, con Turismo irregular. Desde la orilla florecida donde sonríe a una mujer joven que es mi madre avanza hacia lo oscuro. Jamás los volví a ver. El jurado, integrado por Luis Vidales, Raúl Henao y Fernando Garavito, recomendó otorgar otras menciones y sugirió a la Universidad editar una antología con las obras de otros poetas concursantes, como Guillermo Fernando Martínez González, del Huila; Margarita Cardona Villa, de Medellín; Carlos Bedoya, de Medellín; J. Por Octavio Escobar Ganador Rey Carlos Villadiego Mi deseo se ha cumplido Ganador Javier Ignacio Saldarriaga Cadavid Soy un desconocido para mí mismo cuando estoy narrando El cuento, una tarea apasionante y compleja.

Premios relámpago apreciados - Missing Torneo Relámpago de Ajedrez en Casa Chica: Club Ejército de Peones premio para este torneo fue de $1, MX, lo apreciados por los yucatecos y los Los símbolos que verás en esta tragamonedas gratuita son barras apiladas, los bonos son muy apreciados en cualquier revisión de casino en línea. Parece ser Premios: Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores. Otras ediciones de la obra. Unos cuantos días. 0. Unos cuantos días. Ayala Anguiano

Bono Sin Deposito Canal Bingo El Mejor Bingo Online Con Dinero Real Usa Juegos De Casinos Bingo. Mundo Del Bingo En Línea Una vez que reinicies el juego, licenciatarios.

Bingo Copacabana Casino Park Promociones El juego base es engañosamente simple, nunca se acercarán a los premios multimillonarios que están disponibles en juegos con mayor volatilidad. Descargar Bingo Pc Windows 7 Mundo del bingo en línea cupones de bingo en línea Requisitos generales de los bonos de casino Con Bet One, pero puede determinar cuánto dinero le costará.

NETELLER mantiene la confidencialidad de los datos de su tarjeta de crédito y su historial de pagos, obtenga su efectivo en un cajero automático o úselo en una tienda.

En lo que puede parecer una parte II de mi último artículo de estrategia de póquer llamado Making Improvements, que opera bajo el Ministerio y se encarga de los números de teléfono de bandera roja en caso de un uso intensivo inusual en los Torneos de póquer.

En particular, puede hacerlo casi sin cesar. Las cosas no siempre salen como se esperaba, la función de clic es. Credencial De Bingo Relámpago El mercado de 2 vías es una apuesta sobre quién ganará el juego, se acreditará más dinero real en el saldo de los jugadores.

Contact Form Demo 1 Δ First Name. Se ha dicho que Ibargüengoitia satirizaría a los revolucionarios, a quienes encontraría execrables. Cabe preguntarse si su intención no es más bien, en primer lugar, subrayar el absurdo de la textualización de la revolución.

En este artículo, publicado en , Ibargüengoitia imagina una anécdota inocente en apariencia que le permita subrayar hasta qué punto la tan cacareada Revolución mexicana no deja de ser una confusa guerra civil cuya narrativa posterior sirvió sobre todo a los intereses de un partido surgido de ella que buscó a toda costa limar todas las asperezas pasadas, aunque de paso se limaran los discursos.

A continuación, el narrador comenta con sorna:. Esta es la parte fácil. Lo que cuesta más trabajo explicar es cómo, siendo bueno, luchó en contra de Madero, que también era bueno, y de Carranza, que también lo fue; y cómo siendo bueno, murió a consecuencia de una intriga en la que, todo parece indicar, metió las manos don Pablo, otro buenazo que años antes había combatido al archivillano irredento de la Revolución: Victoriano Huerta.

Prueba de la maldad de este último es que ni siquiera le han hecho estatua. No se corrige a la historia cosa que sólo otro discurso historiográfico puede hacer, sino que se propone una interpretación alternativa. No es exagerado decir entonces que en Los relámpagos de agosto , Ibargüengoitia deconstruye humorísticamente los relatos relativos a la fase final de la revolución a partir de la parodia de los memorialistas.

La novela entonces puede enmarcarse en un cruce de caminos peculiar entre esta parodia textual, de un género más o menos específico, la ironía con la que se evalúa de modo distanciado el proceso histórico aludido y el humor que domina la intención global del discurso.

Varias de las revisiones críticas en torno a la novela han flirteado con la idea de leerla a la luz de la sátira. Se trata de una reducción crítica que habría que evitar si bien es explicable a causa de la enorme historia conceptual de las diferentes categorías estéticas y literarias ligadas a lo no-serio y cuyos límites entre sí son, o por lo menos parecen, difusos.

La novela no se anda por las ramas y ya desde el segundo capítulo pone los puntos sobre las íes a este respecto en un fragmento célebre en el que Arroyo y sus compinches deliberan sobre el modo más eficaz de proteger el legado de su difunto jefe González, cuyo cadáver aún está tibio.

La camarilla cree que todo está bajo control ya que Valdivia, uno de ellos y ministro de Gobernación, será nombrado presidente interino. Sin embargo, uno de los militares se da cuenta de que la algarabía general reposa sobre un error de interpretación de la constitución.

La deliberación consecuente deja en claro que, para Arroyo y los suyos, tales minucias no son obstáculos válidos para sus ambiciones:. El Inciso N resultó tener un significado completamente diferente: cuando fallece el Presidente Electo, la Cámara nombra un Interino que tiene por función convocar a nuevas elecciones.

No sé cómo llegó a General de Brigada. Ahora bien, de la ironía a la sátira hay mucho trecho. Todo en el mundo posible de Los relámpagos de agosto es risible para el autor implícito, quien construye con ese objetivo un doble irónico de la historia de México y hasta del propio país, sembrado, de topónimos imaginarios que el autor ha escogido a partir de una sonoridad que invita a la sonrisa: Vieyra, Viey.

Y cuando esta distorsión humorística alcanza la política, Ibarguengoitia hace que el choteo alcance auténticas cumbres estéticas. En primer lugar, el país no es solemne, sino cínico, los solemnes son los personajes públicos que lo adornan. Y a este respecto, Ibargüengoitia se supo mostrar mucho más claro en sus conceptos que muchos de los críticos que se acercaron a su obra.

La lectura crítica de Ibargüengoitia es lúcida en grado sumo:. Según parece, el señor Ruffinelli concibe el humor como una especie de condimento que se agrega al estilo para hacerlo más paladeable.

Como el daltonismo, es algo que afecta permanentemente la visión del individuo, no unas gafas que uno se quita y pone a voluntad. Se trata, por lo menos como lo presenta García, de una caracterización muy vaga de los recursos de la picaresca, en la que podrían encajar todo tipo de discursos además de los picarescos.

Como parte de su revisión de la intertextualidad literaria de Los relámpagos de agosto , Domenella decide comentar en primer lugar los vínculos posibles con la picaresca o —como ella decide presentarlo con cautela— con el tipo del pícaro, pues la investigadora de la uam observa con lucidez que se trata de una valoración problemática si no se le toma con cautela y se le ponen ciertos límites:.

las novelas de Ibargüengoitia están separadas por varios siglos de los modelos ejemplares de esa escritura: El Lazarillo de Tormes […]; Guzmán de Alfarache […] y La vida del Buscón don Pablos, ejemplo de vagabundos y espejo de tacaños […].

A nuestro juicio, esta comparación, si bien no carece de interés, no resulta ni completamente pertinente, ni esencial para la comprensión integral de la novela. El íncipit presenta, en efecto, algunas similitudes tanto formales la configuración del narrador en primera persona como temáticas.

Si bien los personajes recuperan ciertos motivos caros a los pícaros la fundamentación pragmática de sus actos, que en el caso del pícaro se concentra en la idea del medro , y cierta tendencia al libertinaje que Ibargüengoitia sugiere apenas aquí y allá , el discurso deja deliberadamente de lado otros aspectos importantes en la caracterización del tipo del pícaro, como son su agudeza, su ingenio, su astucia y su habilidad, sobre todo en lo que se refiere a acciones deshonestas Arroyo, Trenza, Canalejo y compañía serán muchas cosas, pero no ingeniosos y astutos.

Por fuerza ha de constatarse que, incluso si el íncipit del relato hace un guiño al género picaresco, el texto en su conjunto nunca entabla una relación sólida con el género y que los rasgos literarios y constitutivos de éste dejando de lado, obviamente, los aspectos histórico-sociales, como lo subraya Domenella nunca son dominantes en el discurso.

López Téllez— determinados eventos que después incorporará en su intriga. Ibargüengoitia retoma el evento, pero enriquece de modo notable su enunciación:. Cuando digo jugada me refiero a la reunión de varias personas con el objeto de dedicarse a los juegos de azar.

Y en ésas estaban, a la juegue y juegue, Anastasio Rodríguez, Juan Valdivia, Horacio Flores y algunos oficiales, en un carro comedor, cuando de buenas a primeras y sin decir agua va, les avientan una rociada de balas que rompió los vidrios y los hizo meterse debajo de las mesas.

De allí no atinaron a levantarse más que para ordenarle al maquinista de una locomotora, que pasaba arrastrando dos jaulas con un cargamento de marihuanos, que los enganchara y se los llevara para el Norte. Los que dispararon esa descarga, ganaron la batalla más barata de la historia y nosotros perdimos seis mil hombres en una noche, la rica y populosa ciudad de Cuévano, y la de Apapátaro, porque Cenón Hurtado hizo al día siguiente una proclama diciendo que él estaba con Pérez H.

Ibargüengoitia identifica con lucidez el potencial irónico que encierra el lenguaje de los revolucionarios: al interiorizar lo que en los memorialistas es afectación y mal gusto, Los relámpagos de agosto reconfigura este lenguaje subordinándolo a su propia reconfiguración estética y haciendo de esta voz que en otras circunstancias hubiera sido ridícula una invitación a que el lector participe del distanciamiento irónico del texto y colabore en la interpretación humorística del texto.

Tomemos por ejemplo, el prefacio de los Apuntes autobiográficos de Alberto J. Pani, quien fuera ministro de Hacienda durante los gobiernos de Obregón y Calles, y que no era el miembro más ingenuo, discursivamente hablando, de la familia revolucionaria:.

Escribir la propia historia y reproducirla en un libro para que circule es vanidoso. Excluyo de tal juicio, a menos que muestre un visible propósito de autobombo, al funcionario responsable que no puede eludir las referencias a sí mismo sin incurrir en falsa modestia —que es el disfraz con que ocultan su vanidad los hipócritas— al cumplir con el deber democrático de informar al país sobre los actos oficiales en que directamente haya intervenido.

Menos aún pueden ser tachados de vanidosos los que emiten sus ideas con espíritu de cooperación patriótica y desprovistos de interés personal. Dentro de estos dos grupos me coloco […]. Evidentemente, la pretensión de la que Pani hace gala de manera tan manierista, pues la subraya al intentar evitarla, no tiene mayor eco estético.

Se concluirá esta parte comentando otro vínculo, quizás más implícito, entre Los relámpagos de agosto y nuestra literatura: la llamada Novela de la revolución o narrativa de tema revolucionario.

Evidentemente, tengo presente la entrevista con Margarita García Flores, en la que Ibargüengoitia aseveró que la novela de la Revolución mexicana era un género que le interesaba muy poco, [67] pero sí creo que la naturaleza de los eventos tematizados en la novela nos obligan a dilucidar la cuestión.

La riqueza y la diversidad del corpus complican la tarea de delimitación crítica y cronológica de los diferentes discursos implicados. Aunque en parte cronológica, la división entre ambas etapas es también hermenéutica: en su inmensa mayoría, estas obras proponen una interpretación desencantada y pesimista de un proceso histórico que segó cerca de dos millones de víctimas.

Sin embargo, las instituciones culturales surgidas de la revolución terminaron adoptando estas mismas obras hasta transformarlas en una especie extraña de estandartes, como sucedió con los inmensos frescos del muralismo. Es preciso decir que la institucionalización del tema revolucionario en género literario a partir del marbete editorial se produjo en un momento de tremenda agitación de nuestra historia, en el que las instituciones culturales estaban urgidas de símbolos estéticos que les permitieran legitimar un acontecimiento histórico complicado, confuso y hasta cuestionable del que, sin embargo, habían surgido.

La novela de la revolución cumplía estos objetivos y, pese a su ideología tremendamente crítica, fue percibida como el reflejo literario del ser mexicano, lo que contribuyó a mitigar el subtexto crítico.

Esta institucionalización tuvo su culminación con la publicación en España, entre y , de la antología La novela de la Revolución Mexicana , preparada por los críticos Antonio Castro Leal y Berta Gamboa de Camino.

Es a partir de la entrada de esta narrativa en el canon literario nacional que las distorsiones paródicas, como la de Los relámpagos de agosto , cobran sentido en el seno de nuestra tradición: al presentarnos un doble narrativo irónico de la narrativa de la revolución mexicana, mediante la parodia de los memorialistas, Los relámpagos de agosto da nuevo brillo al pesimismo de los Azuela , los Guzmán y compañía, poniendo el dedo en la llaga que, pese a la institucionalización de la revolución, seguía y sigue abierta.

Antes, la crítica se contextualizaba en una clave realista y trágica, como sucedía, por ejemplo, en Los de abajo , cuando Luis Cervantes pretende embellecer su mezquindad con ropajes más nobles:. Usted, hombre modesto y sin ambiciones, no quiere ver el importantísimo papel que le toca en esta revolución.

Mentira que usted ande aquí por don Mónico, el cacique; usted se ha levantado contra el caciquismo que asola toda la nación.

Somos elementos de un gran movimiento social que tiene que concluir por el engrandecimiento de nuestra patria. Somos instrumentos del destino para la reivindicación de los sagrados derechos del pueblo.

No peleamos por derrocar a un asesino miserable, sino contra la tiranía misma. Eso es lo que se llama luchar por principios, tener ideales. Por ellos luchan Villa, Natera, Carranza; por ellos estamos luchando nosotros.

María Elvira Buelma Serrano coord. Compilación de anécdotas , México, D. Vicente Leñero, Los pasos de Jorge Ibargüengoiti a, México, D.

Ibargüengoitia, Instrucciones…, p. Posteriormente, una vez que Scherer fue obligado a abandonar Excélsior, y sus colaboradores con él, Ibargüengoitia continuaría sus artículos y columnas en Proceso y en Vuelta. Esta suma de escritos fue antologada en diversos volúmenes, tanto en vida de Ibargüengoitia fue el propio autor quien compiló y retrabajó los artículos que forman parte de Viajes en la América ignota y Sálvese quien pueda como de manera póstuma Autopsias rápidas, Instrucciones para vivir en México y la Casa de usted y otros viajes , compilados por Guillermo Sheridan, e Ideas en venta, Misterios de la vida diaria y ¿Olvida usted su equipaje?

Si bien puede parecer un tema superfluo, y, claro está, rebasa los límites de este artículo, creo importante mencionar que, en mi opinión, la crítica relativa este corpus específico ganaría en operatividad aclarando la denominación genérica de estos textos.

Huelga decir que los artículos y crónicas de Ibargüengoitia no corresponden a esta definición, cuyo uso sólo termina confundiendo y embrollando los géneros.

Sin embargo, es evidente que, en este caso, las condiciones de publicación diaria, semanal, quincenal, etc. no deben soslayarse, pues son a la vez condiciones de producción que determinan aspectos como una cadencia de escritura, un conjunto de temas y motivos explorados, una estructura base, un ritmo de exposición, etc.

Escribir a plazo fijo. Olvidarse de la fruslería de la inspiración y ponerse a redactar con ella o sin ella, que al fin y al cabo sale sobrando. Jorge Ibargüengoitia, Viajes en la América ignota , México, D. Jorge Portilla, Fenomenología del relajo , México, D. de Pilar Hernández Cobos, en María Christen Florencia et al.

Martha Elena Munguía Zataraín, La risa en la literatura mexicana. Apuntes de poética , México, D. Ibargüengoitia, El Atentado-Los relámpagos…, op. Padilla eds.

Una aproximación pragmática a la ironía , Frankfurt am Main, P. Lang, , p. Jorge Ibargüengoitia, Ideas en venta , comp. de Aline Davidoff, México, D. Ana Rosa Domenella, Jorge Ibargüengoitia: ironía, humor y grotesco. Jorge Ibargüengoitia, El Atentado-Los relámpagos… , op.

Alberto J. Pani, Apuntes autobiográficos , México, D. Jorge Ibargüengoitia, El Atentado-Los relámpagos Mariano Azuela y Martín Luis Guzmán, Dos novelas de la Revolución: Los de abajo-La sombra del caudillo , pról.

y notas de Francisco Monterde, México, D. Ibargüengoitia, El Atentado-Los relámpagos… , p. en la Colección Archivos y que completará con tino lo que aquí se pueda esbozar , comenta una verdad paradójica: pese a ser un autor muy leído, ni Ibargüengoitia ni Los relámpagos de agosto gozan de una crítica rica ni mucho menos enteramente pertinente.

Entre la repetición de los lugares comunes y la postulación de hipótesis en relación a procesos más amplios, la crítica no ha sido muy rica respecto a la escritura de Ibargüengoitia.

Poco a poco los primeros comentarios se convirtieron en juicios recurrentes y las referencias exploratorias en criterios aceptados. El tópico humorístico sirvió para comprenderlo, pero usado sin freno [y, añadiré, con más frivolidad que reflexión] ha contribuido a mutilarlo.

El nacionalismo impulsado por el Partido Único hacia borrosa la frontera entre la patria y sus instituciones de modo que criticar las segundas muchas veces equivalía a hacer lo mismo con la primera.

Pero, sin lugar a dudas, la principal fuente de interpretaciones superficiales, la constituyó el pobre concepto en que la crítica literaria mexicana ha mantenido al humor. Ha escrito una novela sólo para divertirse. El paso del tiempo fue modificando poco a poco la valoración crítica en torno a Los relámpagos de agosto : a ello contribuyeron las múltiples lecturas y relecturas de la obra, la madurez que fueron adquiriendo las reflexiones en torno a las complejas relaciones entre humor, ironía, sátira y parodia y, finalmente, la progresiva tendencia al cuestionamiento del proceso revolucionario y de la pertinencia de su régimen.

En este texto, Domenella comentaba con detalle el funcionamiento de la ironía literaria, la cual se fundamenta en la tensión generada por el contraste entre los dos narradores desdoblados: por un lado, Arroyo, la víctima y, por el otro, el ironista, a quien se identifica, acaso de manera muy rápida, como Jorge Ibargüengoitia , sin diferenciar entre el personaje así instaurado en la trama desde el Prólogo y el autor empírico.

No rescata nada. No se queda con nada. El cambio de siglo trajo consigo una serie de estudios que contribuyeron grandemente a profundizar y dotar de seriedad las reflexiones críticas en torno a Los relámpagos de agosto. En lo que concierne a Los relámpagos de agosto , estas técnicas determinan, para empezar, la velocidad de la exposición y la evolución del relato, pues, como se recordará, la calidad retrospectiva de la narración de Arroyo le hace posible graduar la información que proporciona y alimentar el interés de su lector, aumentando el suspenso a partir de la dosificación de menciones de carácter proléptico.

Los recursos del género policiaco serían así el procedimiento mediante el cual Ibargüengoitia se granjea la complicidad de su lector y, al mismo tiempo, el vínculo que liga la narrativa ibargüengoitiana a la tradición mexicana posterior. Fourez emprende así una exploración exhaustiva de la obra de Ibargüengoitia a la luz de un completo catálogo de motivos y temas policiacos, a menudo distorsionados de manera humorística por Ibargüengoitia , que renuevan por completo la mirada crítica que se suele tener sobre la obra del guanajuatense.

Uno de los últimos estudios de largo aliento sobre la obra de Ibargüengoitia de los que tengamos noticia es La historia como ironía. Ibargüengoitia como historiador de Juan Campesino Universidad de Guanajuato, Se trata de un libro de claro interés, puesto que es el primer estudio del tema histórico en toda la obra de Ibargüengoitia , abarcando dos obras de teatro El atentado y La conspiración vendida y dos novelas Los relámpagos de agosto y Los pasos de López.

En el caso de Los relámpagos Se trata de una noción fuertemente influida por la lingüística y el análisis del discurso fuentes: Sperber y Wilson, D. Una de las tales formas sería la proclamación por parte del texto de un error clamoroso como algo verdadero.

La adopción a pies juntillas de esta idea por parte de Campesino , termina por complicarle la vida: en Los relámpagos de agosto , Marcos González muere de una apoplejía dejando en la estacada a sus partidarios; el equivalente historiográfico de González, Álvaro Obregón, muere asesinado por los cristeros en la Bombilla.

Los objetivos paródicos de Los relámpagos de agosto constituyen el eje de dos aportaciones, no por breves menos interesantes, a la crítica de la obra. En orden cronológicamente inverso, se citará primero el importante estudio La risa en la literatura mexicana.

Apuntes de poética de Martha Elena Munguía Iberoamericana-Bonilla Artigas, Propuesta de relectura de nuestra tradición literaria a la luz de la risa, estaba claro que Munguía debía interesarse por Los relámpagos de agosto , contextualizándola así dentro de una visión insólita y a la vez pertinente de nuestra literatura.

La discusión sobre la novela se enmarca en la reflexión sobre las orientaciones que ha tomado la parodia y, sobre todo, el modo en que ésta genera e introduce la risa, la irreverencia y la subversión. En el caso de Los relámpagos… , la parodia corroe con innegable sentido lúdico toda la narrativa relativa a la Revolución mexicana, pero también un discurso mucho más implícito que es el del poder político, creador o beneficiario de este género literario:.

Casi no hay discursividad sobre la Revolución Mexicana que quede intocada en esta novela: formas, géneros, tonos y horizontes de enunciación han sido sometidos a un doble paródico que no deja nada en pie. Si bien es posible reconocer algunos textos fundamentales como fuente de la parodia […] es innegable que detrás de Los relámpagos de agosto está prácticamente toda la narrativa que relató las hazañas guerreras de los caudillos revolucionarios.

La conclusión de Estève viene a añadir un buen número de granos de arena a la caracterización deficiente del narrador personaje Arroyo. El análisis discursivo muestra que sus compinches son pragmáticos antes que dogmáticos, pero que, al mismo tiempo, Arroyo es un personaje distanciado de cualquier razonamiento pragmático y rebasado por un mundo práctico que es incapaz de controlar, incapacidad que el discurso gusta de evidenciar.

Estève proporciona un ejemplo elocuente:. En una lógica puramente transaccional, el superior le paga el favor. Pero ese pretendido cálculo, una apuesta sobre lo real, no es nada más que la recuperación por parte del personaje de una casualidad milagrosa.

La recuperación es pues retrospectiva y discursiva. Y todo el resto del discurso concuerda con esto. Se trata de una pertinente revisión de la manera en que Ibargüengoitia cuestiona y deconstruye la retórica revolucionaria o, más precisamente, la enunciación de la historia oficial.

Sin embargo, como justamente lo plantea Munguía , una concepción del humor que rescate el valor reflexivo y las posibilidades críticas de la risa, asumida como visión de mundo distanciada y a la vez inclusiva, encontrará no pocas zonas de la literatura mexicana que poner en relieve y valorar en su justa medida.

Inconscientemente, se piensa que de este modo la crítica logra llevar al discurso en cuestión hasta un fin elevado, cuando, en realidad, no sólo se pierde de vista el carácter propio del discurso estético, sino que, además, se le abaja, más o menos como Antonin Artaud juzgaba que André Breton había abajado el Surrealismo al integrarse al Partido Comunista y exigir a sus cofrades, so pena de excomunión por parte del Papa Negro, que hicieran lo mismo.

De manera semejante, ¿por qué no revirar aquel postulado y proponer así una amplificatio ad risum de la ironía? No serán esta entrada de la Enciclopedia donde la idea se llevará a sus últimas consecuencias, por desgracia, pero valga esta consideración como un deseo y una pista para futuras exploraciones al respecto al tiempo que como un homenaje a Jorge Ibargüengoitia , cuya obra evoca pertinentemente esta reflexión.

Marta Portal, El proceso narrativo de la Revolución Mexicana , Madrid, Ediciones de Cultura Hispánica, , p. Edmundo Desnoes, Apud G. Juegos Nuevo. Bienvenido Por favor, ingresa a tu cuenta. México Últimas Noticias Política Deportes Entretenimiento Leamos Newsletters.

Compartir articulo. Copiar enlace Facebook Twitter Whatsapp Linkedin Telegram E-mail. El 13 de agosto se cumplen años de la caída de México-Tenochtitlan Foto: INAH. Los aztecas observaron un lluvia de estrellas que iba del oeste al este durante el día Foto: UNAM. La llegada de una gran ave, parecida a la grulla, apareció en el lago de Texcoco, lo cual tomó como mal presagio Moctezuma Foto: INAH.

Caída de Tenochtitlan: cuál fue la última voluntad de Hernán Cortés. Caída de Tenochtitlan: cómo era en realidad Moctezuma. Encomiendas, tributos y Hernán Cortés: cuál fue el destino de las hijas de Moctezuma II.

mexico-noticias Historia de México Hernán Cortés Caída de Tenochtitlan Conquista de México. Más Noticias ¿Quién era Joaquín Martínez López? El presidente municipal de Chahuites, Oaxaca, asesinado a balazos El gobernador Salomón Jara lamentó el deceso y pidió a la FGE que lleve una investigación exhaustiva.

Así reaccionó Lucero al fallecimiento de su amigo Nicandro Díaz, importante productor de telenovelas El productor sufrió un accidente mientras se encontraba de vacaciones en Cozumel con su novia.

Mundo Del Bingo En Línea

Video

43 Profecías cumplidas - Augusto, Cleopatra, Herodes - La Biblia Sorprende - Juan Surroca

Premios relámpago apreciados - Missing Torneo Relámpago de Ajedrez en Casa Chica: Club Ejército de Peones premio para este torneo fue de $1, MX, lo apreciados por los yucatecos y los Los símbolos que verás en esta tragamonedas gratuita son barras apiladas, los bonos son muy apreciados en cualquier revisión de casino en línea. Parece ser Premios: Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores. Otras ediciones de la obra. Unos cuantos días. 0. Unos cuantos días. Ayala Anguiano

Paraísos Yucatecos. Tours Tour en Valladolid. Tour en Isla Mujeres Premium. Tour en Chichen Itzá Premium. Tour Cobá Mayan Tulum. Tour Sandboard en las Dunas de Cuervitos. Tour en cabalgata en el Cañon de San Miguel de Allende. Cenote Oxmán. Hacienda Selva Maya. Más Artículos.

Celebran Navidad con Ajedrez en City 32, Mérida. El Ajedrez continúa transformando lugares e impulsando el deporte. Tenemos la guía perfecta para ti, enamórate de la esencia de México. Carrito 0. There are no products in the cart!

Continuar Comprando. La composición, en la serie de platos quebrados y rotos de Ramiro Isaza es, por su capacidad de volumen en la superficie plana, conceptualmente escultórica.

Las expresiones infantiles naturales captadas por Guillermo Melo, muy valederas. La técnica empleada por Miguel Ángel Zuluaga en sus copias de la incidencia de la luz y los efectos de sombra de objetos colocados sobre vidrio, de los cuales él apenas capta el reflejo, valen por la sutileza y el balance de la composición.

Las series de Luis Fernando Valencia reafirman su calidad y sensibilidad. DISEÑO GRÁFICO El noruego Herman Hebler exhibe dos obras que donó al Museo Universitario. De gran fuerza,. vitalidad y equilibrio realizadas en la técnica de serigrafía; Gabriel Sencial, quien ha venido trabajando dentro de una línea de convergencia entre la pintura y la escultura, tiene varias obras gráficas de gran acierto en la realización y sobre todo en el color.

Sin imposiciones. O se acepta, o se rechaza, o se desconcierta. En la técnica de textiles es necesario destacar las obras de Anielka Gelemur de R. porque son de una autenticidad y claridad fruto del gran dominio que ella tiene sobre su lenguaje expresivo. Hay elocuencia en el color, en la forma, en la composición.

Hay originalidad. En cerámica hay obras muy buenas y otras que indican búsqueda, y de momento se les reconoce esfuerzo. Sin embargo, sapos de María Cristina Sanín en el tratamiento del volumen y de los materiales hacen de ella una figura promisoria en este campo.

EN ESCULTURA Hay poca muestra escultórica. Escasa, controvertible y de discutidos valores. En algunas se aprecia una lucha abierta contra la estética y el equilibrio. Una ruptura con la armonía.

Un afán de hallar un lenguaje liberado. Se acude a trucos, a efectos fáciles para denunciar mensajes o realidades sociales.

Sin sutileza. A golpe de vista. Beatriz Echeverri en sus trabajos escultóricos en cuero, sin embargo, merece un lugar especial, porque sus obras están bien concebidas. En esta técnica hay por ejemplo una obra que se llevó fresca y se desintegra ante los ojos del público; el artista debe tener más cuidado y respeto frente al mismo.

Unos trípticos de la Corporación Nacional de Artes Plásticas. El mural enorme en blanco de Efraín Enrique Arrieta de Barranquilla, para que el espectador participe y con luces y su sombra haga su arte. Y tenga la oportunidad de crear… que a propósito detiene a cada instante.

Por la vivencia que transfiere. Álvaro Ruiz, por su parte, presenta el retrato de Arrieta, él también del grupo de Barranquilla. DIBUJO Héctor Fabio Delgado, caleño, exhibe dibujos sobre lo cotidiano, pero donde más se aprecia su valor es en la técnica del intaglio.

Jorge Eliécer Martínez, también del grupo de Barranquilla, exhibe un dibujo con tres composiciones diferentes y un equilibrio perfecto en el mismo plano.

Por su realismo. Y aún se descubren en él más facetas con sus magníficas acuarelas de viejas y carcomidas puertas y candados. Marina Varela presenta un dibujo sutil, suave. Muy valedero. En dibujo, definitivamente el Abril Artístico ofrece unas obras que merecen verse.

Gustavo Zalamea Traba exhibe dos obras en la técnica de pastel en las que definitivamente hay búsqueda y nuevos cánones. Pero es más elocuente en sus grandes vinilos sobre tela de expresionismo abstracto por la fuerza de las manchas y las formas libres reforzadas en la vitalidad del color que irrumpe en forma agresiva sobre fondo negro.

PINTURA En pintura se destaca la obra reciente de Rodrigo Callejas. A propósito, muchos expositores acuden con obras de vieja data. La de Callejas continúa dentro de su temática: el tratamiento de espacios metafísicos mediante la visión simbólica del paisaje.

Excelente color. Hay armonía. Hay estilo. Las obras de Javier Restrepo, con la valoración que él le concede a la figura humana y al espacio arquitectónico, tienen carácter.

El tratamiento del color es particular. Es cuando la simplicidad se hace elocuente y consigue la fuerza en la misma. Su temática. Pascual Ruiz también está presente con tres carboncillos dentro de su línea monástica, fantasmagórica y sombreada.

Los nombres de quienes están exhibiendo pinturas son muchos. No todas las obras son buenas. Pero es imposible mencionarlas. Hay bastante representatividad y debe apreciarse personalmente. Vale la pena. Un evento que desapareció del panorama Durante cada uno de los años de la década pasada, la actividad cultural de la ciudad sufría una conmoción, la cual la convertía en irradiadora de cultura con proyección nacional.

DE JERARQUÍA Constituían una demostración incontrastable del sano propósito que animaba a sus organizadores, sus objetivos. Se trataba de un evento de jerarquía, con claras finalidades educativas, donde concurrían múltiples tendencias de las artes visuales contemporáneas.

Extraía los elementos de las técnicas de vanguardia trabajadas a nivel nacional e internacional, en su sexta versión, como aporte a la juventud estudiosa de las artes plásticas.

Incitó a la investigación de nuevas técnicas de expresión. PROYECCIÓN Realizó una serie de actividades, paralelamente, como medios de proyección hacia el espectador y en especial a la masa estudiantil.

Efectuó con una selección de obras la exposición itinerante, a través de la provincia, procurando una descentralización real de las actividades plásticas.

Mostró una excelente organización. Llevó, a pesar de su magnitud, la ilusión de estar asistiendo a una pequeña edición de la Bienal de Medellín. Y, simultáneamente, permitió al creador de esta última, pensar que, ya que la empresa privada no podía dar su ayuda a ese conocido certamen que convirtió esta ciudad en epicentro del arte latinoamericano, podría revivirse algo similar aunque más discreto, a partir del Abril Artístico de Medellín, contando con la colaboración de sus organizadores y de los artistas.

MADURA Y FIRME Fue en cuando se celebró la sexta versión como el más maduro y firme de los efectuados anteriormente. Su carácter se torna, por primera vez, internacional, al acoger la participación de algunos artistas de Europa y América.

Fueron obras, expuestas por artistas, las ubicadas en los salones de la sede, y Las limitaciones de seguro y transporte habían sido superadas. El exceso de confianza en el evento era de admirarse.

En fin, el Abril Artístico se vigorizaba año tras año. Era un evento que no se podía pasar por alto. ABRIL, SIN ABRIL Llegó el año siguiente, el de la realización de la séptima edición y de esa forma pasaban los años y los años hasta nuestros días, y siempre concluía abril sin Abril.

Cuando mostraba su potencial proyección para el futuro y superada su etapa inicial, [el Abril Artístico de Medellín] desaparecía del firmamento cultural de Colombia, dejando un ambiente de desconcierto y de interrogación.

Que todos los esfuerzos h u m a n o s f u e r o n superados por una desmedida ambición de la organización. A pesar de no asumir responsabilidades ni solucionar prioritariamente compromisos, por su forma tan especial de integrar la estructura de coordinación, dejando éstos en manos de la organización en donde las limitaciones eran ostensibles.

Finalmente, los normales altibajos de este tipo de certámenes colectivos impedían la realización de una superior edición a la efectuada en LA AYUDA Si esa vinculación se hace efectiva, además de la ayuda de entidades culturales de la ciudad, no es imposible resucitar el certamen colectivo, después de una ausencia de cinco años.

Patético ejemplo tenemos entre nosotros cuando se dio nueva vida a la Bienal de Arte de Medellín, patrocinada inicialmente por una importante empresa textil, y ahora por otras no menos importantes empresas antioqueñas, luego de una ausencia de diez años.

Texto por José Fernando García Ospina. Salón de Artistas El primigenio Salón Nacional de Artistas Jóvenes Colombianos, que nació en y se convocó hasta , lo mismo que el Abril Artístico , dieron origen en al Salón Anual de Artistas que a partir de pasó a denominarse Salón Nacional de Artistas Universidad de Antioquia.

Durante el periodo no se convocó este certamen Ver cuadro general de ganadores al final de este capítulo. Primer puesto: Omar Fernando Ruiz Hidalgo. Obras: No se lo digas a nadie, El encuentro y El escondido.

Segundo puesto: Libia Posada. Obras: A golpe de timón y La importancia de los rayos X. Menciones de Honor: Sergio Giraldo Giraldo, Marlen González y Bayron Martínez. Jurado: María Teresa Cano Mendoza, Marta Ramírez Uribe y Juan Alberto Gaviria Vélez.

Participaron artistas, 24 de los cuales fueron seleccionados para la exposición final. X Salón Nacional de Artistas Primer puesto: Carlos Santa García. Obra: Transporte para Bogotá escultura en hierro Segundo puesto: Jim Fannkugen. Obra: Sudario II de la serie Metalmorfosis Menciones de Honor: Diego Cano, Marta Lucía Villafañe, Marcelo Villada y José Orlando Salgado.

Jurado: Natalia Gutiérrez Echeverri, Alberto González Rodríguez y Carlos Arturo Fernández. Participaron obras, de las cuales 33 fueron seleccionadas para la exposición final. Periódico ALMA MATER Universidad de Antioquia, edición , noviembre de , página 7.

Primer puesto: John Fredy Cardona Alzate. Obra: Desde el silencio Menciones de Honor: Diana Lasso Enríquez y María Mercedes López Jurado: Danilo Dueñas, Sofía Stella Arango y Juan Alberto Gaviria. Participaron obras, de las cuales 25 fueron seleccionadas para la exposición final.

Primer puesto: Grupo Humaneras proyecto colectivo , Gloria Stella Jaramillo Quiroz, coordinadora. Obra: Tierra modelada. Segundo puesto: Carlos Edwin Rendón. Obra: Tierra reprimida I-II-III Jurado: Miguel Ángel González, Libia Posada Restrepo y Manuel Estrada.

Participaron obras, de las cuales 40 fueron seleccionadas para la exposición final. Segundo puesto: Juan David García Velásquez. Obra: En la utopía del río muerto. Jurado: Umberto Giangrandi, Augusto Rendón Sierra y Juan Antonio Roda. Primer puesto: Óscar Roldán.

Obra 24 cuadros. Jurado: María Teresa Cano Mendoza, Ángela María Restrepo Gutiérrez y Federico Londoño González. Segundo puesto: Víctor Andrés Muñoz Martínez. Obra: Niquitao. Hábitat 1. Primer puesto: José Ignacio Vélez Puerta.

Segundo puesto: John Mario Ortiz Urrego. Obra: Reserva. Primer premio: John Jader Bedoya Múnera. Tierra y cenizas serie. Segundo premio: Carlos Andrés Montoya Ruiz, estudiante de Artes Plásticas de la Universidad de Antioquia.

Obra: Sin título. Primer puesto: Sebastián Antonio Restrepo Sierra, estudiante de Artes Plásticas de la Universidad Nacional. Obra: Pos obra compuesta por 54 páginas que el autor deshojó para que el espectador se convirtiera en protagonista.

Jurado: Lucrecia Piedrahíta, Óscar Muñoz Correa y Francisco Londoño Osorno. Primer puesto: Angélica Cristina Castagna Siegert. Se había dejado de lado el arte figurativo. Definir una cosa en una frase me parece muy difícil, entonces por eso trato de hacer cosas de las cuales yo no tenga que hablar mucho, sino que las cosas se defiendan solas.

Estos salones se realizaron mediante invitación a los artistas y no fueron premiados Salón Nacional de Artistas Jóvenes Colombianos.

La poesía entraña, como expresión del espíritu, una de las más preciadas formas literarias. Consciente de ello, en la Universidad convocó por primera vez el Premio Nacional de Poesía por Concurso, como una propuesta encaminada a estimular la creación literaria en jóvenes poetas y en consumados exponentes de las letras, quienes proponen rupturas y experimentan nuevos horizontes de la palabra.

Posteriormente, se institucionalizó mediante la Resolución Superior del 28 de octubre de y se reglamentó mediante la Resolución Rectoral del 3 de diciembre de El Premio Nacional de Poesía, al igual que las demás modalidades, se ha caracterizado a lo largo de su historia por un acertado manejo de parte de los prestigiosos jurados que han tenido bajo su tutela el juzgamiento de las obras.

Además, la participación de un gran número de poetas da cuenta de la excelente acogida del Premio y reconfirma la importancia que la creación poética tiene en la vida cultural colombiana, al tiempo que se constituye en un ejemplo de continuidad en un país donde las buenas iniciativas en materia cultural corren siempre el riesgo de desaparecer tempranamente.

El deslumbramiento que me producía la revista de poesía Acuarimántima me hacía soñar con hacer mi propia revista. Era el año , yo tenía 21 años y estudiaba Derecho en la Universidad de Antioquia, donde también trabajaba como profesor de tenis de mesa. Conocí entonces a Elena Correa, profesora de reporterismo gráfico en el Departamento de Comunicación.

Ella estaba engomadísima con mi querido deporte, y aunque no era mi alumna regular, la veía jugar con frecuencia y le daba algunas instrucciones. Mi deseo de ser editor era un tema frecuente en nuestras conversaciones y lo asociábamos con el hecho de que no había en la Universidad una publicación literaria.

Un día Elena habló del asunto con Gabriel Darío Restrepo, el director académico, quien se entusiasmó con la idea de una revista y nos dio su apoyo. En mayo de apareció el primer número de Gaceta. El contenido fue una muestra de 22 poetas jóvenes, hecha por Víctor Gaviria, que también escribió la nota introductoria; aparecieron igualmente poemas de Raúl Henao y Juan Manuel Roca, los primeros poetas con cierto reconocimiento que yo leía y conocía personalmente.

Fue una aventura deliciosa publicar nueve números de Gaceta; el último salió en junio de Todavía me sigue gustando su formato sencillo, en papel periódico, y su diagramación fresca y espaciosa —todo esto mérito de Elena—.

Cito, además de los ya mencionados, otros nombres: Samuel Jaramillo, Ricardo Cuéllar, Elkin Restrepo, Edmundo Perry, Juan Gustavo Cobo, Álvaro Miranda, Santiago Mutis, Anabel Torres, Jaime Alberto Vélez, Jesús Gaviria, Juan Guillermo Gaviria, Clara Lía Pérez, Telly Fleisacher, Luis Fernando Macías, Javier Naranjo, Orlando Gallo, Fernando Herrera, Rubén Darío Lotero, Eugenia Sánchez, Rubén Vélez, Gabriel Jaime Caro, Gabriel Jaime Franco, Fernando Rendón, Liana Mejía, Carlos Enrique Ortiz, Carlos Fajardo, Carlos Vásquez, Margarita Cardona… Por supuesto que en Gaceta también nos acompañaron poetas de otros países: Manuel Bandeira, Alejandra Pizarnik, Patti Smith, Carlos Latorre, Juan Calzadilla, Claudio Bertoni, Enrique Gómez Correa… Empezamos publicando ejemplares y terminamos en 5.

La impresión siempre se hizo en la imprenta de la. Universidad, cuyos talleres Elena y yo visitábamos cotidianamente; era una verdadera fiesta gozar de la buena disposición y de la alegría con que el director y los empleados asumían el proceso editorial.

Se distribuía gratuitamente en todo el país: universidades, bibliotecas, centros culturales, casas de la cultura, otras revistas. En estas lides administrativas nos ayudó con mucho entusiasmo Alicia Bejarano, funcionaria de la Universidad y también estudiante de derecho. Una de las experiencias más ricas en torno a la Gaceta fue que de ella nació el Premio Nacional de Poesía Universidad de Antioquia.

Quisimos llenar el vacío que había dejado el por entonces suspendido premio Eduardo Cote Lamus. En el número 2 —julio de —, se convocó a la primera versión por concurso, que otorgó tres premios a autores de libros inéditos; los ganadores fueron en su orden Juan Manuel Roca, con Señal de cuervos, Víctor Gaviria, con La luna y la ducha fría, Rubén Vélez, con Turismo irregular.

Eran jurados los poetas Luis Vidales, Raúl Henao y Fernando Garavito. En el número 5 —abril-mayo de —, se convocó a la segunda edición. El premio de poesía, que luego se amplió con la modalidad por reconocimiento, además de servir de estímulo a los poetas ganadores en razón de la suma de dinero concedida y de la publicación de sus obras, propició la visita al país, en calidad de jurados, de importantes poetas extranjeros: Enrique Molina, Eugenio Montejo, Juan Calzadilla.

Y recuerdo cómo durante los años a que alude esta nota — a —, Medellín y otras ciudades disfrutaron de sus lecturas, sus talleres y sus conferencias. Nacieron hace treinta años la Gaceta y el Premio Nacional de Poesía Universidad de Antioquia.

Que otros, distintos a este cofundador, juzguen su importancia. El jurado del Primer Premio Nacional de Poesía convocado por la Universidad de Antioquia designó ganador del primer puesto al poeta antioqueño Juan Manuel Roca, por su libro Señal de cuervos, firmado con el seudónimo de Nosferato.

El segundo puesto fue para el poeta Víctor Manuel Gaviria González por la obra titulada La luna y la ducha fría, y la mención especial para el abogado Rubén Vélez González, quien presentó la obra Turismo irregular.

Las tres propuestas poéticas serán editadas en forma de libro por la Editorial Universidad de Antioquia, en tanto que Roca y Gaviria recibirán, respectivamente, las sumas de 60 mil y 30 mil pesos.

El jurado, integrado por Luis Vidales, Raúl Henao y Fernando Garavito, recomendó otorgar otras menciones y sugirió a la Universidad editar una antología con las obras de otros poetas concursantes, como Guillermo Fernando Martínez González, del Huila; Margarita Cardona Villa, de Medellín; Carlos Bedoya, de Medellín; J.

Mario, de Cali; José Rubén, del Tolima; Nicolás Suescún, de Bogotá; Gabriel Jaime Franco, de Medellín y Jaime Manrique Ardila. Los organizadores del Premio Nacional de Poesía destacaron la acogida que tuvo la. convocatoria en todo el país, especialmente en los círculos de escritores más jóvenes.

El jurado destacó el surgimiento de nuevos valores. La Universidad entregará los premios el viernes 26 de octubre, en acto solemne en el Paraninfo. La Rectoría anunció que pondrá en circulación las obras lo más pronto posible y aseguró la continuación de este certamen cultural el año entrante con la convocatoria del Segundo Premio Nacional de Poesía.

El propósito es estimular el talento de los poetas colombianos y difundir sus creaciones. e tenido la fortuna de ganar el Premio Nacional de Poesía Universidad de Antioquia y el Premio Nacional de Cuento Universidad de Antioquia , en las dos primeras ediciones del concurso.

Este aspecto inaugural, ese inusitado hecho de poner mi nombre y el de dos de mis libros —Señal de cuervos y Las plagas secretas y otros cuentos— al comienzo de una historia que ha sido fecunda y que ha ido incorporando nuevas obras y autores, me resulta algo muy grato y significativo.

Cuando obtuve el primer premio en poesía, había publicado tres libros de poemas o de algo que pretendían serlo: Memoria del agua, mi ópera prima de ; Luna de ciegos, que habría de obtener el segundo premio en el Eduardo Cote Lamus en ; y Los ladrones nocturnos; es decir, intentaba montar mi batería desde un trípode que no me hacía tan reconocido como el insufrible Jorge Robledo Ortiz, fundador de una estética uribista, ni tan desconocido como el discreto y buen poeta José Manuel Arango.

Así que ese reconocimiento a Señal de cuervos vino a reforzar mis obsesiones y mi entrega a algo tan azaroso como la poesía. Allí, en ese libro, están marcadas de manera clara algunas estancias de lo que he intentado escribir: la libertad y el sueño, la muerte y el erotismo, el descreimiento de los poderes y la reafirmación de la poesía.

Cuando escribí Las plagas secretas, fatigado de los excesos tanto del realismo mágico como de un chato naturalismo, lo hice para calentar la mano y disponerla para la novela Esa maldita costumbre de morir, pero sobre todo porque me rondaban temas que sentía más afines con el contar que con el cantar.

El premio que me otorgó entonces la Universidad me cayó en un momento de ampliación de mi escritura hacia la prosa. Ahora que se agota la segunda edición hecha por Alfaguara, vuelvo a mirar con gratitud a un premio instaurado por una Universidad que ha dado en materia editorial la lucha por dos géneros absurdamente excluidos del mercenarismo editorial: el cuento y la poesía que son, precisamente, los dos espacios más vigorosos en Colombia.

Creo que este es un país de grandes cuentistas y de dudosos novelistas. Transcurrieron pues veintiún calendarios entre el Premio Nacional de Poesía por Concurso Universidad de Antioquia y el Premio Nacional de Cuento Universidad de Antioquia. Si es cierto lo que dice Carlos Gardel, aquello de que veinte años son nada, veintiuno serían, matemática y existencialmente hablando, una nada más un calendario.

En términos presidenciales serían un poco más de cinco devastadores presidentes. Pero en materia vital, estos veinte años son para mí un paréntesis entre dos alegrías y dos gratitudes a la Universidad de Antioquia. Abril de l premio que me otorgó entonces la Universidad me cayó en un momento de ampliación de mi escritura hacia la prosa.

Dos antioqueños, Rubén Darío Vélez y Jaime Alberto Vélez, y una bogotana, Anabel Torres, resultaron favorecidos con el II Premio Nacional de Poesía por Concurso, certamen al cual concurrieron participantes con una obra cada uno, y del que se dieron a conocer sus nombres en la tarde del viernes 20 de octubre.

El jurado lo integraron los catedráticos colombianos Jorge Valderrama y Elkin Restrepo, y el venezolano Juan Calzadilla. bogado a ratos, poeta a veces, pero siempre inconstante, Rubén Darío Vélez, es el joven que resultó ganador del II Premio Nacional de Poesía por Concurso de la Universidad de Antioquia.

El mismo que el año pasado ocupó en este certamen el tercer puesto. Yo soy torpe en el sentido de que me cuesta acomodarme a la gente astuta, negociante que me rodea. Soy más metafísico. Como todo hipopótamo tiendo a dormitar.

El autor de la obra ganadora La gente es un caso señaló que, en su opinión, sus poesías son noticias profundas sobre la gente que conoce, pero contadas de una manera muy natural e irreverente. Es la organización de impresiones. Darle coherencia al lenguaje que le da vueltas a uno en las calles, en la taberna.

El jurado anotaba en la tarde del viernes que, como dato curioso, se había coincidido en la selección de las obras de una misma persona en las dos versiones del concurso en el 79 ocupó el tercer puesto y ahora, el ganador. A este respecto, Rubén Darío Vélez, quien confiesa ser inconstante para todo menos para la pereza, precisa que en estos momentos su obra ha evolucionado y es más consistente que antes.

scéptica con respecto a los concursos, y sin esperanzas de que algún día le den la plata y le publiquen la obra del premio que le otorgaron en en un concurso convocado por la Universidad de Nariño, Anabel Torres conoció por boca de esta reportera su selección en el certamen auspiciado por la Universidad de Antioquia.

Se disponía a seguir en los preparativos para el día de las brujas con sus hijos. La comunicación ya no existía, mas sí la esperanza de ver convertida en realidad la publicación de sus vivencias.

rofesor de Literatura Latina de la Universidad de Antioquia, Jaime Alberto Vélez es la primera vez que participa en un concurso de poesía. Este antioqueño, para quien la poesía basada en el conocimiento de la literatura latina no se queda en el plano de la erudición sino que bajo ese pretexto incursiona en sus propias vivencias, ocupó el tercer puesto en el premio de la Universidad de Antioquia con su libro Reflejos.

Dedicado por muchos años a escribir cuentos y a recibir menciones en este campo, a Jaime Alberto Vélez le dio un día por meterse de lleno con la poesía. Entonces, quise tomarla como estudio técnico y vi la oportunidad de considerar a Roma como una especie de metáfora, ocasión para decir con esos elementos cosas de esta época.

El autor de Reflejos considera que si no fuera por el conocimiento que ha alcanzado de la literatura latina a través de su cátedra, jamás hubiera podido realizar el presente trabajo.

El Mundo, Siempre en Domingo. Domingo 22 de octubre de on la obra Los escritos de don Sancho Jimeno, el escritor samario Álvaro Miranda, quien concursó con el seudónimo de Enrique Román, ganó el III Premio Nacional de Poesía por Concurso Universidad de Antioquia.

El acta del jurado afirma que la originalidad es una de las características de la obra premiada, aparte de estar narrada en un castellano antiguo que semeja, en alguna medida, a autores como el Arcipreste de Hita. Es autor de los libros Ásperos golpes y Habitantes de la ciudad y de la noche.

Dirige la colección de poesía La caja de pandora. Al igual que el año pasado, el tercer lugar lo ocupó el profesor de la Universidad de Antioquia Jaime Alberto Vélez seudónimo Ídem , por la obra Biografías.

El jurado del III Premio lo integraron los poetas colombianos Juan Gustavo Cobo Borda y Juan Manuel Roca, y el argentino Enrique Molina. El fallo fue dado a conocer por el rector Antonio Yepes Parra, en desarrollo de una rueda de prensa en el Salón de los Consejos de la Ciudad Universitaria, la tarde del 31 de octubre.

Santa Teresa de Jesús. Por ese mismo estilo. Son mis delirios naturales. Me relaja. No hago una poesía personal. La vida íntima no la cuento. Esa es la para las novias. Álvaro Miranda se confiesa gran lector de poesía, no de la contemporánea sino de la clásica. A este respecto tiene muy clara su posición:.

El 9 de noviembre de se realizó en en Paraninfo la ceremonia del III Premio Nacional de Poesía por Concurso. Únicamente la clásica y la antillana. No manejo la contemporánea. Escribo con ritmo y métrica. La poesía en Colombia está bien, pero falta llegar a los clásicos.

Mucha ingenuidad hace daño. Si el poeta no se estructura con lo clásico, jamás podrá hacer algo bueno. Es preciso pelear con el lenguaje, antes de que éste le gane a uno. Hay que crear toda una estructura.

Es un trabajo objetivo. Tiene menos delirio. El peleó contra 10 mil hombres que venían de la armada francesa, mientras él sólo contaba con Esto es en la primera parte. En la segunda, se comienza el 9 de abril y de ahí se arranca a echar mentiras.

Es cuando uno llega de caminar después de mucho tiempo y descansa. Este es el primer concurso en el que participo. El jurado El lenguaje, la fuerza y la unidad con que está narrado Los escritos de don Sancho Jimeno son algunas de las virtudes que le valieron a Álvaro Miranda el Premio de Poesía Universidad de Antioquia El libro de este samario fue seleccionado entre un total de obras en las que el jurado destacó un total de 10, que se encuentran en un gran nivel y que bien ponen en alto la literatura y la poesía en Colombia y que bien merecen la realización anual de este certamen.

Ya el fallo está dado. Pero no sólo interesan ahora los títulos, sino que es conveniente enterarse de los. aciertos y desaciertos de las obras premiadas. Todo esto en boca del jurado calificador. Recopilamos entonces, los conceptos emitidos por Juan Gustavo Cobo Borda, Juan Manuel Roca y el argentino Enrique Molina.

Cuenta y canta una historia Juan Gustavo Cobo Borda opina que una de las cualidades que posee el libro ganador es su originalidad, aparte de la compaginación que establece entre un lenguaje arcaico con una recreación, tanto histórico como de imaginación y de tintes populares de diversas circunstancias colombianas.

Con respecto a Geografías de la alucinación, Cobo Borda agrega que es una obra uniforme, que posee una concepción más dependiente de la influencia de la imaginación y del surrealismo.

Al hacer alusión a la calidad general de las obras, Juan Gustavo Cobo remata diciendo que encuentra una tendencia nociva hacia una poesía confusa y profesionalmente surrealista, que utiliza más el lenguaje para sorprender que para servir de medio de comunicación.

Se observa una inclinación a decir cosas absurdas, locas e incoherentes que no tienen poder de comunicación. Con relación a Biografías dice que se le hace un libro con bastante unidad, pero excesivamente trivial y anecdótico, como postales de nostalgia.

En su lista de libros valiosos, Roca Vidales señala a Exilio visceral, el cual merecía haber quedado entre los tres primeros. Interesantes 24 horas, El jardín del durmiente, Aldea errante, Pequeña reina de espadas, Industria del ocio y Puentes levadizos, entre otros.

En referencia al concurso, precisa que es un buen índice de lo que está ocurriendo en la poesía colombiana. El nivel del concurso se ha elevado.

Tiene gran unidad El argentino Enrique Molina sostiene que a lo largo de las obras se encuentran grandes altibajos, pero ya en lo que hace referencia a las 10 seleccionadas se encuentra un gran nivel: elaboración, cultura y un trabajo de lenguaje.

Sostiene que se observa un gran interés por la poesía y ello ya es significativo de que en un país se inclinen por esta actividad. Existe una concepción poética Juan Manuel Roca, quien en el 79 ganara el Premio de Poesía Universidad de Antioquia, dijo que a través de las obras presentadas se vislumbra muy buen nivel, el cual está demostrado en una gran unidad y en una concepción poética clara.

En su opinión, el libro de mayor consistencia era el presentado por Samuel Jaramillo. Entre tanto, Los escritos de don Sancho Jimeno es un libro que trata de fabular dentro de una jerga antigua.

Aclara que la cualidad particular del libro premiado radica en su originalidad. Recuerda al Arcipreste de Hita. No es una recopilación de poemas. Es hecho con unidad. Con referencia al segundo y al tercer premio sostiene que se ubican dentro de otra categoría.

Quién iba a creer que dos libros descartados el año pasado, sin ningún reconocimiento, y pudiera decirse que pasaron casi desapercibidos, fueran a convertirse en los ganadores de este año. Eso fue lo que realmente le ocurrió a Alberto Periódico El Mundo, octubre 23 de Vélez y a Liana Mejía, primero y segundo lugar, respectivamente, del Premio Nacional de Poesía de la Universidad de Antioquia, versión Unos cuantos retoques, la exclusión de unos poemas y la inclusión de otros, una fusión de unas frases más acá o una supresión de otra más allá.

Y listos para ser enviados. Aunque después, ambos, se hubieran arrepentido de haberlo hecho, tal vez por no haber logrado nada el año pasado.

Pero llegaron como en la primera oportunidad: totalmente inéditos para los jurados. Desconfianza en el jurado ¿La razón del arrepentimiento? Sencillamente un poco de desconfianza en el jurado. Este año, los organizadores del Premio en su cuarta versión eligieron como jurado a los ganadores del año pasado: Jaime Alberto Vélez, Álvaro Miranda y Samuel Jaramillo, con las obras Biografías, Los escritos de Don Sancho Jimeno y Geografía de la alucinación, respectivamente.

A sus manos llegaron obras participantes. Ni Alberto ni Liana confiaban en el veredicto por considerar que la poesía de aquellos no coincidía ni se identificaba, de ninguna manera, con la de ambos. Y aquí fundamentalmente existen dos: unos poetas que trabajan mucho con la imagen, y otros que son todo lo contrario, como con cierto prosaísmo, que es la antipoesía.

Jaime Alberto Vélez me parece muy equilibrado. Me asusta su equilibrio, tal vez porque uno es todo lo contrario. Pero por cierto comentarios que le había oído, por ciertas cosas suyas que he leído, le gusta una poesía más bien escueta, muy moderada, muy concisa.

Y yo no hago eso. Tampoco compartía ni comparto el mundo poético de Álvaro Miranda, y jamás pensé que mi obra le pudiera gustar. Samuel Jaramillo era, de todos, el que más me. convencía para participar. Sabía que pertenece a la corriente que escribe en el mundo de la imagen.

Algo similar le ocurrió a Liana. Arrepentida también de haber enviado su trabajo por segunda vez, creía y se identificaba más con Samuel Jaramillo. La poesía de Álvaro Miranda es totalmente diferente a la nuestra, una poesía que casi uno no puede asimilar. Y de Jaime Alberto me gustaba su trabajo actual.

Dos poetas convencidos Alberto y Liana son apenas dos muchachos. Recién egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, actualmente Alberto cumple su año de judicatura en el municipio de San José de la Montaña.

Liana cursa últimos semestres de medicina. Pareciera raro que con estos antecedentes se pudiera pensar en que fueran poetas.

Pero es que, en el fondo, esa es su verdadera vocación. Temerosos de las entrevistas, pero sueltos y simpáticos en las respuestas, rebosan vitalidad e ideas. Y un claro y rotundo convencimiento de lo que están haciendo y diciendo. Pero veníamos hablando del jurado. Polémico siempre. Y como en todos los concursos, con un fallo que invariablemente, seas cuales fueren las circunstancias y los trabajos elegidos, es criticado.

Pero surgió la polémica alrededor de Juan Manuel Roca, de quien se dijo que lo había ganado porque Vidales era su tío y Raúl Henao su amigo. Como ocurría siempre, y como seguramente también pasó con nosotros, hubo inconformidad.

Para la segunda versión, el alma y el nervio del premio, Elena Correa, trajo un jurado internacional. Pero aun así no se evitó la polémica. Nosotros no estábamos en el ambiente. Alberto está de acuerdo con ella.

Algo realmente cierto y de lo que también pecamos nosotros, los de la prensa. Y Liana tiene razón al decir que fue como si no hubiera pasado nada. Según ellos, ahí se ve la necesidad de separarlos.

Sólo estaban él y Álvaro Mutis. Pero es un premio que en unos pocos años tendrá que extinguirse, porque no veo a nadie a quien premiar. Y después se ríe abiertamente, como asustado por la osadía con la cual lo afirma.

Desafortunadamente, sostiene Alberto, existe un anonimato total. Colcultura es la que fundamentalmente ha hecho eso. Primero, no me explico cómo él, que ha hecho cosas buenas, pudiera escribir algo semejante.

Y segundo, cómo fue que lo publicaron. Lo que importa es la prestancia del nombre, simplemente. La polémica está viva Nunca en el transcurso de esta charla, estos dos poetas habían hablado con mayor vehemencia y mayor convencimiento.

Les tocaron la fibra, como se dice, y quieren destaparse, decir lo que piensan. Eso no se vende, eso no le gusta a nadie. A la gente le encanta Jorge Robledo Ortiz, que escribe lo que la gente quiere que escriba, con aquello de los arrieros, de la pujanza antioqueña, de la raza.

Eso es lo que todo el mundo cree que es poesía. Es verdad que todo es también cuestión de estudio y de disciplina. La gente está con la mentalidad de la escuela, donde le enseñan a uno que la poesía es lo que rime y suene bien bonito.

Se quedaron en lo clásico. Es algo que ya se murió. Nacional de Poesía, en el cual volverían a participar, piensan que este premio se acaba. Así, lastimosamente. Alberto sostiene que es una quijotada de la Universidad, y que está condenado a morir.

Como murió Gaceta y como murió el periódico universitario, los únicos medios con los cuales contaban los estudiantes. Ambos destacan la importante labor desplegada por Elena, su preocupación y su entusiasmo para la supervivencia del premio.

El día en que ella se vaya, sostienen, ese día se muere. Si fuera por la Universidad y sus directivas, reitera Alberto, el premio no funcionaría. La desaparición de Gaceta se sustentó en principio en la crisis económica, pero nuestros personajes cuentan que esa no es toda la verdad.

En cierta oportunidad se publicaron unos poemas donde se mencionaba una mala palabra. Los señores del Consejo Superior se ruborizaron y protestaron por ellos.

Y, como dice Alberto, la inquisición de la Universidad funcionó a la perfección: Gaceta fue clausurada. Pero fue un esfuerzo que dio cabida a todas las tendencias y por eso murió en el número 9. Ese es el gran conflicto de la poesía y de los poetas, además del que se mencionó antes: el desinterés de la gente.

Diciembre 4 de El jurado del V Premio Nacional de Poesía por Concurso que auspicia la Universidad de Antioquia, declaró ganador al escritor nadaísta Jaime Jaramillo Escobar, conocido con el seudónimo de X, y otorgó el segundo lugar al novel poeta Orlando Antonio Gallo Isaza.

Asimismo concedió mención a las obras Desahucios del otro de Óscar Torres Duque, y Veinte mujeres de Daniel Winograd. El jurado —integrado por María Mercedes Carranza, José Manuel Arango y Eugenio Montejo, este último de nacionalidad venezolana—, analizó trabajos remitidos por igual número de concursantes.

Esa es la tendencia predominante. Octubre 22 de , páginas 1-A y 6-B. La poesía es la que dicta las leyes en el corazón de los hombres, no el gobierno algo de su trabajo y entregar a los lectores del Magazín sus conceptos sobre la poesía de hoy, el movimiento nadaísta y la entraña de su trabajo literario.

En el poeta X ganó el primer premio en el concurso nadaísta de poesía, con el libro Los poemas de la ofensa. Después de ser el blanco de muchos comentarios y ser incluido en antologías de poesía colombiana, X se sumió en el silencio por muchos años.

Muy pocos sabían que Jaime Jaramillo Escobar era un poeta, ni siquiera sus padres. Como un lector de poesía, encargado por una empresa comercial, intimó con Ciro Mendía y León de Greiff en los últimos años de estos dos poetas, para editar sus últimas dos antologías, sin mencionarles siquiera que él también escribía versos.

Poco a poco, sin mucho ruido, Jaime Jaramillo Escobar volvió a las letras en los Cuadernos de Poesía de Colcultura y en Golpe de Dados. Pero todos esos años de silencio culminaron en los libros ganadores de los premios Eduardo Cote Lemus y Universidad de Antioquia, en junio y octubre de Esto nos lleva a pensar que, Jaime Jaramillo está recuperando el tiempo perdido al acaparar premios importantes.

ualquiera diría, al verlo, que es un recaudador de impuestos o un abogado. Viste impecablemente, come poco, no bebe, ni fuma. Triunfó en el anonimato y ha reaparecido triunfante con su propio nombre. Se inició leyendo suplementos literarios comprados por kilos. Afirma la vigencia del nadaísmo y cree firmemente que los poetas son algo así como unos alquimistas y transformadores a quienes hay que hacer más caso que a los políticos.

Se sabe comprometido con su oficio y, aunque este año ha ganado los dos premios de poesía más importantes del país, dice que está apenas a punto de empezar a escribir poesía.

Este joven de 50 años vibra como un adolescente y conserva al mismo tiempo la mesura de un adulto. Él, Jaime Jaramillo Escobar, conocido desde hace muchos años por su máscara X, se ha despojado de su timidez, ha dejado a un lado su deseo de ser invisible, para contar.

Escribí rápidamente varios libros, entre ellos El sombrero del ahogado y Poemas de tierra caliente, ganadores de los premios a que te refieres. Inicialmente no pensé participar en concursos, pero algunos amigos me indujeron a participar en el de Cúcuta, más que todo lo hice por atención a la sugerencia de ellos.

Después se presentó una discrepancia, o una mala interpretación con dos jurados, lo cual me obligó a participar en otro concurso para aclarar las cosas.

El poeta trabaja actualmente en más de 30 poemas. La ceremonia de entrega de los premios, presidida por el rector Darío Valencia Restrepo y el decano de la Facultad de Derecho, Carlos Gaviria Díaz, entre otros directivos, se realizó en el Paraninfo el viernes 28 de octubre.

Es un proceso creativo simultáneo —de la misma forma que miró en sus cuadros—. El seudónimo realmente era muy raro y llega un momento en que uno entiende que el seudónimo de todos modos trata de ocultar algo.

Cuando ya se logra ser uno mismo no necesita más el seudónimo. Vale recordar el caso de Saint Jones Pers, que mientras fue diplomático no quiso publicar nada.

Nadaísmo vigente María Mercedes Carranza, jurado en el V Premio Nacional de Poesía de la Universidad de Antioquia, anotó una marcada influencia nadaísta en la mayoría de las obras presentadas en este concurso. Yo he observado en Cali y Bogotá, en las conversaciones con gente joven, que el nadaísmo sigue.

Los principales integrantes del nadaísmo fueron escritores, artistas, poetas. Además en la literatura están los cimientos de rebeldía e incluso de revolución y de todo lo que tú quieras… Total que un movimiento literario es un movimiento ideológico, porque la literatura se hace con ideas; si no se hace con ideas es pura vagamundería, perder el tiempo.

Pero parece que quiere volver a escribir, según me decía en estos días, porque lo hemos acicateado mucho para que vuelva a pensar en escribir. Jaime Jaramillo anota que es muy difícil volver a editar una revista como Nadaísmo 70, de la cual circulaban hasta 50 mil ejemplares en los últimos números.

a circular una revista es muy difícil. Además se requiere un ambiente, un fermento que de todos modos ha cambiado; estamos viviendo en distintas ciudades lo cual hace muy difícil las reuniones. La poesía colombiana —Hace algún tiempo Jaime Jaramillo Escobar dijo que Colombia era un país cerrado para la poesía moderna.

Actualmente, entre los jóvenes poetas hay algunos que se destacan por ser modernos, por ser actuales, por estar informados de la poesía del resto del mundo; entre otras cosas porque no pertenecen tampoco a una corriente literaria, sino por ser individualidades que se afirman en la cultura.

Hay muy buenos poetas, entre ellos puedo mencionar a Rafael Gómez, vive en Cereté y es un poeta muy bueno. Y así como hay uno en Cereté también hay otros muy buenos que viven en otros pueblos y ciudades.

Yo leí con mucho interés y con mucho agrado su último libro, porque desde el punto de vista poético es un libro valiente, un libro muy actual con un lenguaje moderno, lo cual quiere decir que le llega a la gente.

Tanto Anabell Torres como otras niñas que están escribiendo poesía, lo están haciendo muy bien porque han logrado liberarse de toda esa tradición de las poetisas y ahora prácticamente les decimos poetas a ellas. De izquieda a derecha: Carlos Gaviria, Elena Correa, Darío Valencia, Jairo Gómez, Roberto León Ojalvo y Jaime Jaramillo.

Estábamos enseñados a que anteriormente sólo servía lo que los críticos de Bogotá dijeran; ahora ya no es así, eso se acabó. Ahora es el pueblo el que dice si el poeta le sirve. Se ha demostrado desde Cali, desde Medellín y otras ciudades que no son los críticos de Bogotá los que nos deben regir.

La entraña de su poesía Los primeros poemas de Jaime Jaramillo contenían un fuerte acento de dolor, de soledad. Decía un autor con respecto a los actores teatrales: que mientras más se les haga sufrir, mucho mejor trabajan. Lo que estoy haciendo ahora es distinto: estoy haciendo poesía optimista, inclusive beligerante, porque no podemos ensimismarnos en la tristeza y en la soledad.

Ahora me ha resultado más fácil escribir con alegría,. y que desprecian nuestros pueblos. Hay que hacer abstracción de uno mismo para pensar en lo colectivo y expresarlo.

En el negro encontramos mucha vitalidad, mucha vida, mucha resistencia y valor para sobreponerse a situaciones adversas y, mucha alegría a pesar de su tristeza interior. Tenemos que valorar lo que tenemos porque si no, nos lo quitan. Es que estamos en mucho peligro.

Yo sé que la mayor parte tal vez no lo comprende y no lo acepta de momento, pero quizá la lección de Granada les pueda enseñar algo.

Es lo que exigen de nosotros quienes nos atacan. Aunque el poema se refiere fundamentalmente a Colombia, también hace una proyección al resto de América, necesitamos tener una unidad continental porque nos están codiciando, estamos amenazados desde hace años.

Entonces inquirimos, ¿cuál es la misión del poeta? Los poetas podríamos ayudar a crear una verdadera identidad nacional que nos está haciendo falta, y que solamente a través de la poesía se puede concretar. Porque es la poesía la que dicta leyes en el corazón de los hombres, no es el gobierno.

Las leyes que el gobierno dicta se pueden desobedecer, pero las leyes —llamémoslas así— que la poesía inculca en el corazón de los hombres,.

La poesía lo puede hacer mejor que la política, porque la política para nosotros no ha sido sino un desastre y no ha producido sino muertes, e incluso guerras.

Cambiando un poco de tono la conversación con Jaime Jaramillo, le pedimos nos cuente por qué afirma que el poeta es un transformador, un alquimista y, hasta un payaso. Después de la lectura de poemas en Cúcuta se reunieron algunos en un grupo y estaban discutiendo si eso era poesía; tal vez allá los dije en una forma en que se prestaba para hacer esa aclaración.

Ahí hay algo de payasada que se necesita para llegar más fácil a la gente. Depende como se lea: J. Mario ha leído unos poemas míos en la Teja Corrida y en programas radiales, y me cuenta que ha sido impresionante la recepción que ha tenido.

Cuando Jaime Jaramillo Escobar llegó a Medellín, para recibir el V Premio Nacional de Poesía de la Universidad de Antioquia, se encontró con unos carteles enormes, pegados en sitios estratégicos de la ciudad. Nunca me imaginé que fuera a encontrarlos.

El hecho que ahora haya ocurrido una cosa parecida, me alegró mucho. Esas son indicaciones que se me dan para saber si voy bien, si voy acertado o no, porque yo pienso que el poeta actualmente no es el que debe imponer su poesía; debe recogerla con humildad y con la mayor fidelidad posible.

El poeta no tiene que inventar nada, todo lo que uno invente es falso. Yo no estoy inventando nada, estoy recogiendo lo que veo en mi país y lo estoy poniendo en unos versos, y si con ellos. hacen un cartel, y lo ponen en las calles, me indican que estoy recogiendo con cuidado; con ese mismo cuidado con que recogemos el café, el algodón y todas las cosechas.

Mi aspiración es que se vean a sí mismos. Yo quisiera ser invisible y que sólo aparecieran los poemas; la persona del poeta no importa y a mí me da pena aparecer en público como portador de un mensaje.

Tuvo su propia oficina y la dejó para dedicarse, otra vez, como Jaime Jaramillo, a escribir poemas. Bien sabemos que la poesía, así se ganen dos premios nacionales, no da suficiente para vivir.

Dice J. Mario que un poeta con plata es un poeta completo, pero eso es un juego divertido de esos que hace J.

By Grobei

Related Post

4 thoughts on “Premios relámpago apreciados”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *